Se produjo un error en este gadget.

Crée usted de que Cuba estaría mejor como:

Se produjo un error en este gadget.

miércoles, 1 de julio de 2009

Cuando España perdió la Florida. Tratado de Adams-Onís

El Tratado de Adams-Onís o Tratado de Transcontinentalidad de 1819 (antiguamente titulado Tratado de amistad, arreglo de diferencias y límites entre su Majestad Católica y los Estados Unidos de América y algunas veces denominado Florida Purchase Treaty o Tratado de La Florida de 1819) fue el resultado de la negociación entre España y Estados Unidos para fijar la frontera entre la nación norteamericana y el entonces virreinato de la Nueva España .
Luis de Onís acudió como representante del rey Fernando VII de España y por los estadounidenses el secretario de estado John Quincy Adams. La negociación se inició en 1819 y aunque se firmó en ese mismo año no fue ratificado hasta el 22 de febrero de 1821 por ambas partes.

La frontera se fijó más allá del río Sabina y Arkansas hasta el paralelo 42°, como consecuencia inmediata España perdió sus posesiones más allá de esa latitud como lo fue el territorio de Oregón, también perdió definitivamente las Floridas, la Luisiana y la posibilidad de navegar el río Misisipi. La Corona Española quedó como única soberana de Texas, territorio que los Estados Unidos reclamaba como parte de la Luisiana y, por lo tanto, comprada a los franceses en 1803.
El tratado fue beneficioso para las dos partes. En el caso de España, recibía la soberanía de Texas a cambio de una soberanía, que de facto no tenía, en Florida. Además, los territorios del Oregón eran muy remotos y sin ningún valor comercial. Estados Unidos ganó su transcontinentalidad, Florida y el territorio sin fronteras definidas del Oregón, el cual sería un tema de discusión entre Gran Bretaña (en el territorio de Canadá) y los Estados Unidos.

El tratado se ratificó en 1832 por México y Estados Unidos. Así la frontera quedaría fijada de esta manera hasta que en 1848 cuando tras la guerra de Intervención Norteamericana México perdería definitivamente estos estados por los tratados derivados de esta invasión. Por resultado la frontera méxico-estadounidense quedaría fijada por el curso del Río Bravo, también llamado Río Grande del Norte.

UPyD urge al Gobierno español a mediar en la liberación del preso


Fernando Maura, responsable de Política Internacional del partido, ha anunciado su apoyo y solidaridad a Gloria Amaya y Noelia Pedraza, madre y esposa, respectivamente, de Ariel Sigler, para que las autoridades castristas accedan a su liberación urgente dado su crítico estado de salud.

1 de julio de 2009

Unión Progreso y Democracia, UPyD, urge al Gobierno español a través de su Ministerio de Asuntos Exteriores, para que intervenga utilizando la vía diplomática abierta entre los dos países y, en especial, con España como país mediador de sus relaciones con Europa, y busque la mejor solución a la grave situación en la que se encuentra el preso político, Ariel Sigler Amaya, condenado a 20 años de cárcel en la Primavera Negra de 2003 y cuya vida corre serio peligro según han denunciado Noelia Pedraza, su mujer, y Gloria Amaya, madre y fundadora de la asociación Damas de Blanco.

Según ha declarado Fernando Maura, responsable de política internacional de UPyD, "no sólo nos solidarizamos con la petición de ayuda de la citada asociación a las Organizaciones y Gobiernos internacionales sino que, además, consideramos obligado, desde el punto de vista de la defensa y preservación de los Derechos Humanos, la lucha por esta causa y, exigimos al régimen castrista que cumpla, sin dilaciones, con su obligación de velar y promover estos derechos dado que Cuba es un país signatario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas".

Los intentos de EEUU por comprar Cuba a España

Tomas Jefferson, el presidente que comenzó la expansión (1803 compra de Louisiana), ya se había expresado en la necesidad de mirar hacia el Caribe. Años después otro presidente estadounidense, James K. Polk, ofreció en 1848 a España la suma de 100 MILLONES de dólares por sus posesiones en el Caribe (Cuba y Puerto Rico). España, rechazó la propuesta por considerar dichas islas parte integra de su territorio. Así pues entre 1848 y 1858 se producirán sucesivas ofertas de compra de las islas, especialmente de Cuba, por parte de EEUU.

En 1854 los ministros diplomáticos estadounidenses Pierre Soulé, John Mason y James Buchanan se reunieron en Bélgica para redactar sus recomendaciones al Secretario de Estado, Manrey, sobre política exterior. Entre ellas recomiendan que los Estados Unidos debían insistir en la adquisición de las posesiones españolas caribeñas (Cuba y Puerto Rico) mediante compra. Para llevar a cabo tal gestión había que hacer acercamientos a España y ofrecer la suma de 120 MILLONES de dólares. De no aceptar España dichas ofertas los Estados Unidos debérian anexionarlas utilizando la fuerza mediante una invasión militar.

Ya para esa fecha los Estados Unidos habían completado su expansión de este a oeste. Con la compra Gadsen, la adquisición del territorio de Oregon, la anexión de California, Texas, Arizona y Nuevo México. Más tarde la compra de Alaska. La nación comenzó a buscar nuevas alternativas para salir de su excedente en la producción industrial, luego del boom creado por la reconstrucción tras la Guerra Civil.

Fue así que el Secretario de la Marina, Alfred T. Mahan, en 1890, ocho años antes de la guerra con España, expone a su Gobierno la necesidad de crear bases navales en varias regiones del Caribe; Cuba y Puerto Rico los preferidos. Había que proteger los intereses de la república. Con una marina fuerte se podía poner en práctica con más vehemencia la Doctrina Monroe, cosa que hicieron en el siglo XX.

En ese mismo año (1890) los EEUU amenazan y generan tensión en la isla avisando con no comprar azúcar cubano por problemas aduaneros con España. Un año después en 1891 EEUU compra a Cuba el 95% del azúcar y el 87% de sus exportaciones y se firma el Tratado comercial de reciprocidad entre España y EEUU. En 1894 recibieron el 87% del total de las exportaciones cubanas, al tiempo que el 38%e las suyas iban a parar a la isla. Estados Unidos consiguió que España pasase comercialmente a un segundo plano.
Un año antes de declarar la guerra a España, el presidente McKinley inicia una política de carácter imperialista con la anexión de las islas Hawai (1897-1898).

Finalmente y tras todos las ofertas de venta rechazas por parte de España, Estados Unidos declara la guerra a Madrid...

(Escrito del: Movimiento por la Reincorporación de Cuba a España como Comunidad Autónoma's Notes)

Buscar este blog

Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.