Se produjo un error en este gadget.

Crée usted de que Cuba estaría mejor como:

Se produjo un error en este gadget.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

GENERAL JOAQUÍN VARA DEL REY. HÉROE DE LA GUERRA DE CUBA. UNA COLABORACIÓN DE ANÓNIMO

( Foto de Internet )


Joaquín Vara de Rey y Rubio (Ibiza, 1840 -Santiago de Cuba, 1 de julio de 1898), fue un militar y político español, héroe de la Guerra de Cuba por su defensa del fortín de El Viso.

Vida

Se graduó en el Colegio General como subteniente, ascendiendo al rango de teniente en 1862. Combatió las rebeliones cantonales de Cartagena y Valencia y luchó en la Tercera Guerra Carlista. En 1884 solicitó su traslado a Filipinas, donde permaneció hasta 1890, tras servir como Capitán General de Filipinas y Gobernador de las Islas Marianas.

De regreso a España se le asignó la comandancia de la guarnición de Ávila hasta abril de 1895, cuando se presentó voluntario para servir en Cuba. Fue nombrado comandante militar de Bayamo y mandó el regimiento que luchó en la Batalla de Loma de Gato, en la que los españoles acabaron con el cabecilla rebelde José Maceo, hermano de Antonio Maceo Grajales. Debido a su brillante actuación fue promovido a brigadier general.

Tras el desembarco norteamericano en la isla, el general Shafter envió al 5º Cuerpo de Ejército contra Santiago de Cuba el día 1 de julio de 1898. Desde el día anterior, las tropas norteamericanas y sus aliados cubanos habían estado tomando posiciones al lado este de la ciudad con la intención de comenzar el ataque al amanecer. El 5º Cuerpo estadounidense estaba organizado en tres Divisiones y dos Brigadas independientes que sumaban unos 18.000 hombres. El Caney era una pequeña posición defensiva apoyada sobre el fortín de El Viso, sin artillería ni ametralladoras, con una guarnición de 550 hombres al mando de Vara de Rey. Shafter decidió tomar esta posición con el fin de no dejar tropas españolas sobre su flanco derecho. La misión se la encomendó a la 2ª División del general Henry Lawton, 6.899 hombres apoyados por una betería de artillería (4 cañones de 81 mm) al mando del capitán Capron.

El combate comenzó con la primera luz del día cuando los norteamericanos sometieron al fuego artillero las edificaciones y los pequeños fortines de madera de El Caney. Una hora después avanzaba la primera oleada de asaltantes que se vio frenada por las descargas cerradas que los soldados españoles realizaban con sus Máuser. Los norteamericanos creyeron que los españoles huirían ante su aplastante superioridad numérica (30:1), pero a las nueve de la mañana ya había quedado claro que los españoles se preparaban para resistir. El propio Vara del Rey se paseaba impasible por las trincheras animando a sus hombres.

Lawton había calculado 1 hora, o 2 como máximo, para que sus hombres desalojaran a los 550 españoles de El Caney, pero necesitó cerca de 12 horas. Las oleadas de asaltantes se sucedieron una tras otra, pero fueron rechazadas sistemáticamente por los españoles. La artillería estadonidense cambió su posición y se aproximó a El Viso, núcleo de la resistencia, y su fuego empezó a batir con eficacia el fortín cuyos muros empezaron a ser demolidos por los impactos continuos que recibían. Con El Viso casi destruido y ya pasadas las cuatro de la tarde tuvo lugar un nuevo y feroz asalto, que fue frenado ante los mismos muros del fortín. Vara de Rey siguió, a pesar de sus heridas, arengando a sus hombres. A las cinco El Viso fue tomado, sólo quedaban allí muertos y algunos heridos. La artillería se situó en el mismo fortín para poder batir las casas del pueblo y las trincheras, la resistencia era ya inútil y los pocos defensores que quedaban, 84 de los 550, se retiraron ordenadamente hacía Santiago dirigidos por el Teniente Coronel Puñet.

Vara de Rey, herido en ambas piernas, fue retirado de la línea de fuego, pero los estadounidenses (en un acto muy poco caballeroso) dispararon sobre el indefenso general y sus dos camilleros, matándolos. En la batalla también murieron dos de sus hijos. El general Vara de Rey recibió la Cruz Laureada de San Fernando a título póstumo por su heroica actuación.

Orgullosos de esta canción "La Paloma”. Por Cristofer Pons Rodríguez



Orgullosos de esta canción "La Paloma”.

Pese al desconocimiento de muchas personas podemos afirmar que “La Paloma” es la canción mas versionada del mundo, hay estimaciones que dicen que incluso puede haber sido grabada mas de 5.000 veces.

La Paloma entró en el Libro Guiness de los Records por haber sido interpretada en 2.004 con el coro mas grande del mundo (88.600 interpretes), ha sido versionada por Julio Iglesias, Elvis Presley, Nana Mouskouri, Pavarotti, Mireille Mathieu, Los Xey, Zhou Xuan, Pérez Prado & su orquesta, Dean Martin, Mills Brothers... podemos escuchar esta canción en El Padrino II, Adua el le compagne, Habanera, A Moment to Remember, Blue Hawaii, Große Freiheit Nr. 7...

Esta canción fue compuesta por el vasco Sebastian Iradier y Salaverri tras su visita a Cuba, la compuso en 1863 y dos años despues murio en el olvido, desde luego jamás se pudo imaginar la popularidad de alcanzo dicha habanera, despues de su muerte ha sido versionada por diversas culturas y infinidad de idiomas, dicha canción es muy popular es Cuba, Mexico, Hawaii, Alemania, Zanzibar (Tanzania), Rumania y por supuesto en España... una curiosidad es que dicha canción suena todos los días a las doce del mediodía en el carrillón del Ayuntamiento de la ciudad de Vitoria.

Los lectores del diario alemán de masas Bild la eligieron en 2003 como el "hit del Siglo".

La Paloma (Letra)

1.
Cuando salí de la Habana,
¡Válgame Dios!
Nadie me ha visto salir
si no fui yo,
y una linda Guachinanga
Sí, allá voy yo,
que se vino tras de mí,
¡Que sí, señor!
Coro:
Si a tu ventana llega
una Paloma,
trátala con cariño
que es mi persona.
Cuéntale tus amores,
bien de mi vida,
corónala de flores
que es cosa mía.
¡Ay! ¡Chinita que sí!
¡Ay! ¡Que dame tu amor!
¡Ay! Que vente conmigo,
chinita, a donde vivo yo!
2.
El día que nos casemos
¡Válgame Dios!
En la semana que hay ir,
me hace reír,
desde la Iglesia juntitos,
que sí señor,
nos iremos a dormir.
Allá voy yo.
(Coro)
3.
Cuando el curita nos eche
la bendición
en la iglesia Catedral
allá voy yo,
yo te daré la manita
con mucho amor
y el cura dos hisopazos.
¡Que sí, señor!
(Coro)
4.
Cuando haya pasado tiempo
¡Válgame Dios!
De que estemos casaditos
pues sí señor,
lo menos tendremos siete,
¡Y que furor!
O quince guachinanguitos…
¡Allá voy yo!
Los españoles de América y los españoles de la Mater-hispania debemos sentirnos orgullosos de esta canción y su compositor, no debemos tener complejo de lo hispano por que sabemos hacer cosas como Dios manda, pese al desprecio que lo hispano sufre desde el mundo Anglo-Sajon y Francia.

Esta también es una prueba más para decir que las Vascongadas tienen el espíritu de España y que los españoles de América y los de la Mater-Hispania debemos sentirnos como hermanos.

¡Cuba Española! - ¡Viva España!

Cristofer Pons Rodríguez ( 14-IX-2.011)

"José Ramón, te adjunto una imagen para que la pongas también en el articulo."

Buscar este blog

Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.