Se produjo un error en este gadget.

Crée usted de que Cuba estaría mejor como:

Se produjo un error en este gadget.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Campaña Concierto Libertad Total de Cuba.


¡20 AÑOS DE LA CAÍDA DEL MURO DE LA VERGÜENZA, AYÚDANOS A DERRIBAR ESTE OTRO MURO!





Vistar el Blog "Campaña Concierto Libertad Total de Cuba" y FIRMAR

Cuando los esclavos negros de Norteamérica querían ser españoles

La desconocida historia de Fort Mose, Florida
1784. Las tierras de Florida, en Norteamérica, han retornado a la Corona española. Unidades irregulares norteamericanas intentan resistir: los Florida Patriots. Una tropa española los aplasta. ¿Española? Son españoles sus uniformes y banderas, pero son todos negros. Descendientes de los mismos que desde 1738 formaban la milicia negra, española, de Santa Teresa de Mose, “the black fortress of freedom”, donde los esclavos de Carolina huían para acogerse al cobijo español. Un episodio desconocido de nuestra Historia.

San Agustín está en el extremo norte de Florida, junto a Carolina del Sur. Fue el punto más septentrional de las posesiones españolas en la costa este norteamericana. Cerca de allí está el antiguo Fuerte de Santa Teresa de Mose. Hoy se conoce al lugar como the black fortress of freedom, “la fortaleza negra de la libertad”, y se celebran festejos en memoria de aquel lugar y sus ocupantes.

La historia empieza a mediados del siglo XV. Los Pilgrim Fathers, los primeros colonizadores ingleses, aún no se han establecido en Norteamérica. Faltan cuarenta y dos años para que nazca la colonia pionera de Jamestown. España lleva medio siglo explorando la Florida, desde que allí pusiera el pie en 1513 Ponce de León. Ante la presencia de hugonotes franceses en la zona, España decide establecer una base fija. Es don Pedro Menéndez de Avilés quien desembarca en 1564 y funda la ciudad de San Agustín. Los españoles instalan allí un núcleo cuyo primer nombre es Misión de Nombre de Dios. Es el primer lugar de Norteamérica donde se celebra una misa. El sitio queda bajo la advocación de Nuestra Señora de la Leche, la Virgen lactante. Hoy se llama Our Lady of la Leche.
Los negros querían ser españoles.

San Agustín es un lugar de frontera. Se vive bajo la permanente amenaza inglesa. El corsario Drake arrasó la ciudad en 1586, pero los españoles no se marcharon de allí. Luego vino el ataque del pirata John Davies, y después los asaltos de los ingleses en 1702 y 1740. Ninguno consiguió echar de allí a los españoles. Y empezó a pasar algo insólito: a medida que la colonización inglesa se establecía en el área y desarrollaba plantaciones con el trabajo de los esclavos negros, San Agustín se convirtió en objetivo de los esclavos fugitivos. Carolina del Sur estaba al lado. Los negros que se atrevían a huir no querían otro destino: la Florida española.
¿Acaso en España no había esclavitud? Sí la había, como en las colonias inglesas. Y los negros eran también su principal mano de obra. Pero el régimen de la esclavitud bajo ley española era sensiblemente más suave que en la corona británica. Los esclavos, en el ordenamiento español, podían tener dinero propio para comprar su libertad, podían llevar a sus señores ante los tribunales –generalmente con la mediación eclesiástica-, podían mantener íntegra a su familia en caso de venta a otro dueño… Y sobre todo, en esa Florida española donde había esclavos negros en mejores condiciones que en Carolina, había además otros negros que no eran esclavos, sino hombres libres. Las crónicas de la conquista citan con alguna frecuencia el caso: entre las huestes de conquistadores españoles no era inusual encontrar negros, gente que había sido vendida como esclava por los musulmanes, o que había huido de África, y que aparece ahora en la América española en condición de esclavos liberados por sus dueños o, simplemente, de hombres libres.
Las primeras fugas de esclavos negros de Carolina se producen hacia 1687. Se sabe que el primer grupo que llega a Florida estaba compuesto por ocho hombres, dos mujeres y un niño. En poco tiempo, el número de evadidos se eleva ya al centenar. La Corona española está resuelta a acoger a los fugados. Y una vez bajo ley española, los esclavos son puestos en libertad. Carlos II otorga en 1693 una cédula que dice así: “Dando libertad a todos, tanto a los hombres como a las mujeres, sea ello ejemplo de mi liberalidad y dé lugar a que otros hagan lo mismo”. Como el número de evadidos crece, los españoles establecen una fortaleza: el Fuerte de Santa Teresa de Mose, donde se constituye la primera comunidad negra libre de Norteamérica. Para los africanos de la colonia inglesa, el establecimiento de Santa Teresa de Mose era un símbolo de esperanza.

Aquel asentamiento, hoy conocido como Fort Mose, tiene su propia fuerza militar: en 1738 se crea, bajo bandera de España, una milicia negra con oficiales no sólo españoles, sino también de la propia raza, como el capitán Francisco Menéndez, antiguo esclavo evadido. Esa milicia defenderá no sólo la frontera española en Florida, sino también la propia libertad de sus integrantes.

La vida de la Florida nunca fue tranquila. En 1763 se entregó la región a Inglaterra por un acuerdo internacional. Entonces los defensores de Fort Mose embarcaron hacia Cuba junto a los pobladores de procedencia española. La mayoría se instalaron en Matanzas, donde continuaron su vida como hombres libres. Allí viven hoy sus descendientes. Pero Florida volvió a manos españolas en 1784, y algunos de aquellos negros de Fort Mose regresaron a San Agustín. Cuando algunos colonos norteamericanos –los “Florida Patriots”- trataron de oponer resistencia, fue esta milicia negra la que asentó el dominio español. Florida fue española hasta 1821, cuando Fernando VII la vendió a los Estados Unidos.
Hoy San Agustín es una ciudad norteamericana donde se habla inglés, pero no hay que escarbar mucho para encontrar la huella española: los nombres de las calles, la catedral, los giros y modismos de la lengua popular… hasta las terrazas de los bares y la misa de doce. En 1991 los museos de historia locales inauguraron una exposición itinerante que cuenta lo que fue aquello: Fort Mose: America´s Black Fortress of Freedom.
Una colaboracion de CCR

Felicidades Alemania.

Con esta foto mía, frente a un pedazo del Muro de Berlín, con Rubén un amigo cubano que vive allí y en el año 1994, quiero celebrar la caída del éste, y del comunismo alemán. El triunfo de la democracia, la unión de las dos Alemanias que era una sola. Espero que así como ellos se reunificaron, un día España también lo haga con Cuba, y forjemos la España del Siglo XXI., con Cuba como representación de ésta en America.

La Habana y Shangai

He recibidos dos fotos, una de La Habana y la otra de Shangai, de parte del amigo Miguel de HISTORIA_PERIODISTICA, el cual me invita a que comente sobre esas dos realidades.

China fue un país muy atrasado económicamente en la época de Mao Tse Tung, solo había que ver a Shangai o Pekin, y no eran más que unas ciudades de miles de bicicletas y algunos coches antiguos. Estas, reflejaban mucha pobreza. Algo asi como un país, donde tú no quisieras vivir.

La Habana que en los años 1950’s llegó a su máximo esplendor en cuanto a desarrollo urbanístico. Comenzó un periodo de deterioro bajo la dictadura de los Castro, que desde hace algún tiempo ha tocando fondo. Gracias a la UNESCO, muchos de esos edificios históricos que además de su belleza, encierran la historia de toda la America, ya que el comercio antes de llegar a la península, tenia que pasar por Cuba, además la Florida se gobernaba desde La Habana, pues se han salvado de la hecatombe comunista. Si se fijan bien en la foto, verán que los edificios son los mismos de la década del 50, con algunas excepciones. Es una ciudad despintada, abandonada y sucia. El fruto del comunismo castrista.

Hoy en día, cuando vemos una foto de Shangai, podemos apreciar a una ciudad moderna, llena de rascacielos ultramodernos, y pensamos que ese puede ser el futuro de Cuba. Quizás para muchos cubanos de adentro, esa puede ser la solución, pues ellos no conocen la democracia y creen que sus problemas son mas bien de índole económico, otros no, pues ven como los encancelan por solo pedir cosas tan simples como Internet, o viajar. China adoptó el sistema de producción del tipo capitalista, que es el único que funciona y el resultado es palpable, pero el campo siguen con tremenda pobreza y la represión esta latente en todo el pais, por lo tanto el modelo chino no es un ejemplo a seguir.

Mi opinión, es que esas ciudades con esos rascacielos tan altos, hacen lucir mal, a esos edificios históricos. Los altos son como los ricos y los otros los pobres, yo prefiero una ciudad donde haya un promedio de altura para todos los edificios, y así se ve todo parejo, ejemplo para mi es Atenas en Grecia, donde los edificios nuevos y viejos, tienen cierta altura y nadie esta por encima del Partenón, excepto una iglesia en lo alto de una montaña. Esa es solo mi opinión personal. Para mí, esos rascacielos destruyen la armonía de una ciudad.

Cuba necesita un cambio radical, una democracia plena, y yo espero que en el periodo de transición, después de la salida de los Castro, comencemos a promover fuertemente la idea de una Cuba, comunidad autónoma de España, que vuelva a ser esa Cuba española, y entre todos poder construir la nueva España del Siglo XXI. Se que no es fácil, pero nada es imposible. Éramos un solo país y por el bien de todos, debemos volver a serlo. La unión nos hace fuertes, España crece y Cuba también, y un orgullo en conjunto logra crear un país maravilloso, Tenemos todos los ingredientes y las ganas, SI PODEMOS!

Buscar este blog

Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.