Se produjo un error en este gadget.

Crée usted de que Cuba estaría mejor como:

Se produjo un error en este gadget.

lunes, 31 de octubre de 2011

UN ARTÍCULO Y EL COMENTARIO DE JOSÉ MARIO


El uso de la justicia es la nueva amenaza a la libertad de prensa en Latinoamérica
Hacer caricaturas sale caro también en las democracias formales. A finales del pasado julio, Dinorah Girón, directora del semanario Sexto Poder de Venezuela, fue detenida por publicar en portada caricaturas de varias mujeres poderosas dentro del Gobierno de Hugo Chávez. El semanario fue cerrado temporalmente. El periodista Leocenis García, de la misma publicación, fue enviado a prisión. Además, un juez tiene prohibido al diario El Nacional publicar imágenes violentas. La cadena de televisión Globovisión, por su parte, se enfrenta a siete procesos judiciales que pueden acabar con su cierre inminente. Su presidente, Guillermo Zuloaga, se ha exiliado de Venezuela. Rafael Poleo, director de la revista Zeta, también está exiliado y con procesos abiertos.

Todos estos casos son actuales y suceden en Venezuela, quizá el ejemplo más extremo de la nueva amenaza que sufre la libertad de prensa en Latinoamérica, como es el uso de la justicia afín al poder ejecutivo para neutralizar a la prensa incómoda. Los casos arriba citados fueron presentados durante la 67ª reunión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que se celebró entre el 14 y el 18 de octubre en Lima.

La consolidación de la democracia es indiscutible en Latinoamérica. Las elecciones se suceden en paz y, allí donde hay oposición, la alternancia en el poder se produce sin traumas. Ha sido un avance lento durante las últimas dos décadas hasta lograrlo.

En ese contexto, la violencia contra la prensa en países como México u Honduras es una tragedia. En los primeros seis meses del año, 21 periodistas han sido asesinados y las agresiones físicas y amenazas son habituales. Es la principal preocupación de la prensa latinoamericana. Pero la reunión de la SIP quiso fijarse también en una amenaza de nivel institucional, más sofisticada, en actitudes censoras que se resisten a desaparecer con la llegada de la democracia y que utilizan los recursos del Estado.

Sin llegar al nivel de acoso de Venezuela, aunque compitiendo en agresividad verbal, la actual pugna del Gobierno de Rafael Correa en Ecuador con el diario El Universo ha hecho saltar las alarmas respecto a este tipo de prácticas. Correa demandó al diario por una información que consideraba injuriosa y un juez lo condenó a indemnizar al presidente con 40 millones de dólares, es decir, a la quiebra. Correa lo celebró como un triunfo del Estado contra la prensa que siempre ha calificado, como mínimo, de corrupta.

“Es que a muchos presidentes, aunque elegidos democráticamente, luego les cuesta mucho aceptar las reglas que obliga el efectivo ejercicio del sistema democrático”, afirma el director del peruano La República y anfitrión del encuentro en Lima, Gustavo Mohme. “Cuando la justicia ha perdido autonomía y los jueces actúan en función de lo que el poder de turno desea, no hay derecho que esté garantizado”. Mohme no tiene duda de que en los casos descritos los jueces han sido cómplices de los Gobiernos. “Los hechos hablan por sí mismos. En la última asamblea invocamos a los jueces valientes que existen para que hagan contrapeso al poder político e impidan que se cercenen derechos fundamentales”.

Mohme resalta que las nuevas formas de acoso a la prensa en democracia consiguen los mismos fines que los militares pero, además, sin generar rechazo social. “El público no se da cuenta de lo que pasa”, dice el periodista peruano. “El estilo de los militares, bestial, ordinario, era flagrante. Hoy se aplican métodos que la gente no distingue como ataques a la libertad de prensa y a su derecho a informarse, pero sus resultados —restringir esas libertades y derechos— son más efectivos incluso que los métodos del pasado”.

Desde Washington, la organización Human Rights Watch (HRW) ha denunciado reiteradamente el acoso a la prensa en Venezuela con métodos que parecen inspirar a otros mandatarios. José Miguel Vivanco, director de la división América de HRW, afirma que “Ecuador y Venezuela son los países donde las amenazas indirectas son más patentes”. “Sin duda”, señala Vivanco, “los procesos penales contra medios son uno de los ataques más graves a la libertad de expresión hoy en día”, porque además “generan un incentivo para que otros periodistas se autocensuren”. En opinión de Vivanco, “en la medida que las expresiones no inciten al odio o a la comisión de delitos, por más ofensiva o amarillista que resulte una cobertura, se encuentra protegida por la libertad de expresión”.

Precisamente a través de una ley para sancionar el racismo y la discriminación, el presidente Evo Morales está consiguiendo cierto grado de autocensura en los medios, según fue expuesto en la asamblea de la SIP. La prensa no sabe a qué atenerse, qué es “discriminatorio” y qué no, porque eso lo decide arbitrariamente un comité integrado por funcionarios gubernamentales.

La prensa de la región parece convencida de que la imitación del estilo de Gobierno de Venezuela en otros países lleva aparejado el acoso obsesivo a los medios. El pasado mes de abril, el entonces candidato y hoy nuevo presidente de Perú, Ollanta Humala, tuvo que proclamar ante los periodistas su compromiso firme con la libertad de prensa.

Humala es consciente de que su imagen está muy marcada por su identificación con el proyecto de Hugo Chávez en la anterior contienda presidencial. Ahora, desvinculado de la influencia venezolana, Humala quiso descartar específicamente la posibilidad de utilizar a los jueces como hacen otros países de su entorno. “Mi conducta ha sido en estos casos la de no procesar, a pesar de haber sido víctima de estas actitudes que ustedes señalan como demoledoras”, dijo el candidato Humala, según lo cita el informe de la SIP.

“Si bien el presidente en casos extremos podría recurrir al poder judicial, entendemos que no sería lo más adecuado, ya que su poder es mayor que el medio o la persona que lo critica”, dijo Humala. Es una aclaración para tranquilizar a la prensa peruana, pero suena a lección para algunos de sus vecinos.
MI COMENTARIO: 

He puesto esta noticia porque como en estos días en los comentarios del blog he leído a algunos usuarios hablar de UNASUR, para que se den cuenta, pues yo opiné que ni con UNASUR, ni con doscientas UNASUR América Latina iba a cambiar, y al leer esta noticia, pues me ha dado a mí toda la razón, no hay dudas que ni con esa organización de países del sur unidos como una especie de UE tampoco va a cambiar la situación de Latinoamérica, pues como he dicho muchas veces, a los criollos no les interesa tener una democracia plena, ni acabar con la corrupción, de eso comen, comen de los engaños, de la corrupción, de las drogas, de las dictaduras, de las perpetuidades en el poder, de los engaños de que el  imperio de EEUU nos roba, o de que España nos robó el oro, de meter en la cárcel a personas que no piensen como ellos, de mandar a matar a toda persona que para ellos constituya una amenaza a sus intereses, de tener a más de la mitad de los pueblos viviendo en la pobreza mientras ellos se enriquecen más y más guardando su dinero en paraísos fiscales en el extranjero, de robarle a las familias su ilusión y su futuro, y un largo etc.. por eso yo discrepo totalmente con los usuarios del blog que digan que con UNASUR se va a cambiar la situación de América, yo no lo veo así señores, y no lo es que yo lo quiera ver o nó, es que lo plasman las noticias, La Unión Africana también existe y la misma, no ha cambiado nada la situación de África, de igual manera que UNASUR por lo que ya se empieza a ver en las noticias tampoco va a cambiar nada América todo va a seguir siendo más de lo mismo.
Y como había dicho en comentarios anteriores, América mientras siga siendo gobernada por criollos, tendrá siempre los mismos problemas porque como dije, repito y no me cansaré de repetir:
El problema de Latinoamérica son los criollos.
Una aclaración de José Mario.

REFLEXIÓN DE HOY 31 DE OCTUBRE DEL 2011. POR J.R.M.


( Foto de Internet )

REFLEXIÓN DE HOY 31 DE OCTUBRE DEL 2011. POR J.R.M.

 Hoy quiero hacer otro breve comentario. Me da gracias como los cubanos del Exilio, estamos también con ese exceso de patriotas, que a veces al oirlos o leerlos, me parece que estoy dentro de Cuba y que habla el Gobierno revolucionario con sus consignas. Todo hay que compararlo con los patriotas. Cuando una mujer es muy valiente dentro de la Isla, hay que decir que es la Mariana Grajales de Cuba, ahora el título lo lleva nuestra querida y sin dudas asesinada Dama de Blanco, Laura Pollán, el Dr. Oscar Elias Biscet que tanto admiramos, es el Antonio Maceo, y así sucesivamente. Martí no es ninguno, porque sería como decir que una persona es Jesucristo y eso es una ofensa, no pueden haber dos. Digo esto, pues en mí no cabe dudas, que los mambises son los causantes de todo lo que tenemos, por lo que estamos pasando. Está comprobado que las dos invasiones del venezolano Narciso López defensor de la esclavitud, el que ideó la bandera cubana anexionista a EEUU, fue con mercenarios a los que les pagó $1000.00 dólares y 64 hectáreas de terreno una vez liberada Cuba y su posterior anexión a EEUU. La Guerra de los Diez Años, del llamado "Padre de la Patria" Carlos Manuel de Céspedes, junto a Perucho Figueredo que creó el Himno de Bayamo, También Francisco Vicente Aguilera y sus 500 esclavos, Ignacio Agramonte, etc. todos eran esclavistas y a la vez anexionistas. Está plasmado en cartas enviadas al Gobernador de EEUU. Esa guerra tenía como objetivo la independencia primero y la anexión a EEUU después. La de Martí fue la más sangrienta y después Máximo Gómez legitimó la invasión norteamericana que nos convirtió en colonia hasta el 20 de Mayo de de 1902 y después en semi-colonia hasta el 29 de Mayo de 1934 al derogarse la Enmienda Platt. Todas la revoluciones cubanas han sido malas, por último la de Fidel que triunfó en 1959, es una feróz dictadura que aún padecemos y que ellos dicen que es la continuación y culminación de la revolución de José Martí.

 Cuba Española estaba más adelantada económicamente y en leyes que el resto de los países de América Latina que se independizaron. Así todo, y habiendo comprobado Martí a su paso por todos esos países, además del Caribe (incluyendo Haiti, donde dijo que se veía libertad, pero que se había acabado la prosperidad que tenían con los franceses), se empeñó en separarnos y preparó lo que se convirtió en la Guerra más sangrienta jamás producida en Las Américas, era la locura de destruirlo todo por parte de los poseídos mambises. Fue una guerra innecesaria aunque los historiadores se empeñen en llamarla como decía Martí, "la Guerra Necesaria". Yo pienso que era necesaria para él, para limpiar su imagen, pues al no haber ido a pelear en la Guerra de los Diez Años de 1868-78 porque no le dió la gana, ya que en 1874 se graduó de Licenciado en Filosofía y Letras y además de Abogado, en la Península que tanto criticó y de donde tanto chupó, pues se fue a viajar por Francia, Inglaterra y después por Guatemala, vá a México donde se reúne con su familia y se casa, regresa a Guatemala donde escribe el poema "La niña de Guatemala, la que se murió de amor", y los mambises muriendo, pues tenía que hacer algo para limpiar su reputación y aunque le propusieron la jefatura del Partido Liberal Autónomo, e ir poco a poco por la legalidad hasta obtener la autonomía, él prefirió llenar de sangre, miseria y desolación, la Isla de Cuba. Ese fue un egoísmo muy grande de su parte. Yo, a pesar de ser una víctima de los Castro como tantas familias cubanas, no podría pensar en una Tea Incendiaria por toda Cuba y destruir lo más posible, para que los Castro sólo recojan cenizas, no puedo pensar que un ser humano bueno pueda siquiera plantearse esas cosas, por eso lo he bajado del pedestal y del Mito que le han construído a través de los años y lo pongo como uno de los que mas daño le hizo a Cuba, España en general y los cubanos.

 Por culpa de los mambises es que estamos como estamos. En el Blog, he puesto una serie de vídeos comparando a Cuba con las Islas Canarias actuales. Cuba era mucha más rica y hoy en día, después de más de 100 años de independencia, se ve una gran diferencia entre la pobreza de toda la Isla y las Canarias Europeas del Primer Mundo. Difieren mucho los pueblos canarios como se conservan, sus carreteras, sus coches, todas sus infraestructuras, etc. comparándolos con los de Cuba. La Independencia nos hizo mucho daño, aunque no es menos cierto que fue impuesta por la invasión de EEUU y su separación obligada.

 Muchos cubanos dicen que el primera mitad de la República de Cuba se avanzó muchísimo, y quiero recordar que todos los gobiernos que tuvimos fueron un desastre, algunos de Generales mambises como presidentes y un ejemplo fue el dictador y ladrón Geraldo Machado, otros eran hermanos de mambises o hijos como Carlos Manuel de Céspedes Jr. que nació en New York, etc. Después con la dictadura de Batista hubo mucho desarrollo, y se construyeron escuelas rurales, pero La Habana no era Cuba, el campo vivía una pobreza espantosa, habían muchos bohíos, hasta con piso de tierra, y terraplenes en vez de carreteras y cuando llovía se hacía casi imposible transitarlos, sin electricidad. De eso no se habla. La Habana tenía tremendo desarrollo, pero no así las otras ciudades. La diferencia con Santiago de Cuba era abismal. Yo creo que ahí no había un edifico de más de 10 pisos. El que la Habana estuviera tan linda y desarrollada, no quería decir que el país era del Primer Mundo, ni nada por estilo. Es verdad que teníamos una Constitución muy avanzada y habían Centros Médicos como las "Casa de Socorro" que eran gratuitos, además de las Clínicas y Hospitales privados de la Habana con muy buen servicio. Por ejemplo la Quinta Canaria cobraba $3 pesos por persona mensualmente, pero si en una casa solo trabaja el padre y ganaba $30.00 pesos al mes, pues era caro.

 En fín, pienso que debemos ser más neutrales y no hablar tanto de patriotas de una forma excesiva y obsesiva, pues caemos en lo cansino. 

Buscar este blog

Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.