Se produjo un error en este gadget.

Crée usted de que Cuba estaría mejor como:

Se produjo un error en este gadget.

lunes, 9 de abril de 2012

CUBA ESPAÑOLA II. LA EXPLICACIÓN QUE LES DEBO. POR JOSÉ RAMÓN MORALES


Foto de Internet

Como creo que le debo alguna explicación a la familia de Cuba Española empezaré por con contarles mi experiencia a grosso modo. Tampoco quiero caer en el morbo. Ya bastantes programas negativos hay en la tele.

 Al principio no puedo negar que todo fue durísimo, la noticia me hizo reaccionar muy rápido, poner al día mi último testamento cuya página final me hizo saltar una que otra lágrima, solo les diré que pedí que me cremaran y mis cenizas envueltas en una bandera española fueran a parar a uno de las tumbas familiares en mi pueblo Caimito del Guayabal, preferiblemente donde están enterrados Celestino el Gallego, mi bisabuelo de Cudillero en Asturias José Ramón Huerta. mi bisabuela asturiana de Villaviciosa Jacoba Posada, mis abuelos de Agulo  José Ramón Morales Hernández, mis bisabuelos gomeros tambien José Ramón y Celedonia, mi abuela, mi madre, que en en la otra en la que estaban mi familia tinerfeña y cubana porque mi bisabuelo andaluz al quedar vivo se regresó a la península.

Era un sentimiento encontrado, pensé que mi vida en la tierra ya estaba terminada, había dicho todo lo que tenía que decir, sentía paz, le había dejado una casa paga a mi pareja notarizada y bien legalizada por la Ciudad y el Condado de Miami. Por mi parte estaba listo. Pero no soportaba la actitud de mis seres queridos, eso me partía el alma. 

A mi todo me gusta consultarlo con la almohada. Por una parte veía a mis seres queridos terrenales pero por el otro lado lado nadie me esperaba, no estaban mis padres, ni mis tíos, abuelos, etc. Supe que tenía que luchar, que si otros podían por que yo no. Me dijeron que el cáncer era bien agresivo pero era fácil de curar, además quizás si se trataba a tiempo, puede que hasta mi riñón izquierdo se salve.

No quise perder tiempo…..

Mi vida cambió. En ese momento fui a escoger mi traje de torero el que se veía un poco extraño con esta barriga, yo que pensé que me iba a parecer a Francisco Rivera o a alguno de los Ordoñez, pero que va, era una mezcla entre el el Gordo y el Flaco (para los que se acuerdan del episodio americano) y para colmo me sacaron el toro negro que aparecen en una vaya por España y aunque se le caen los huevos, es mas cojonuo que Don Quijote fajandose con los molinos de viento….

Como he dicho en otras ocasiones, estoy en el mejor hospital de Miami, el Mount Sinaí, un hospital privado muy caro, pero donde van los millonarios y el servicios siempre te sorprende. Ahí no te hacen esperar, siempre hay una sonrisa yo no se se si es un poco el Síndrome de Estocolmo, pero hace que uno quiera regresar.

Mi abdomen ha ido bajando, el médico me dijo que él quiere ir despacio conmigo por lo que el tratamiento va a durar bastante y yo necesito desconectar de todo este mundillo, además hay pastillas que me hacen ver borroso por lo que no debo escribir. Estoy entre mi cama viendo la tele y mi ordenador. Me he puesto 3 quimioterapia y no he sentido nada. Me han puesto en un cuarto grande con una mesa con una sillas, una cama, una butaca, un ventanar de lado a lado donde se ven las islas privadas con las mansiones de lujo con esos yates gigantescos y ademas ves todos los rascacielos de Miami, pero yo me tomo un calmante para dormirme. El tratamiento dura una media hora y me ponen hasta un suero para los vómitos y por suerte no he tenido ni uno. Hay un televisor grande en la pared pero yo prefiero que este apagado y no me quito mis gafas de sol.

Mi filosofía desde estos momentos. Prohibido ver programas que contengan nada negativo, ni pelis, todas son cosas lindas, veo hasta los programas del corazón, mis sueños son bellos y sigo con muchos planes futuros y los disfruto al máximo. Mi pareja se encarga se recordarme y llevarme cada 21 días a ponerme una quimio, a mi no me interesa ni la fecha. Creo que al final de todo esto va a ser mejor para los dos, ya veo la pareja mas consolidada aún y estoy seguro que al toro ese le voy a cortar el rabo, las dos orejas, y hasta los huevos que se le caen de vez en cuando.

Sean pacientes, ya volveré y quizás comience Cuba Española III, aquí mismo.

Buscar este blog

Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.