Se produjo un error en este gadget.

Crée usted de que Cuba estaría mejor como:

Se produjo un error en este gadget.

jueves, 27 de agosto de 2009

Ajuste breve a un energúmeno de apellido Gundín. Por Dr. Octavio Dilewis Ibarra-Tamayo

Nota importante: esta ráfaga no va dirigida al pueblo español del cual me considero parte, solo a cretinos como el cabo Gundín que no valen nada pero se creen todo lo contrario.

Notas importantes:

1- Esta ráfaga no va dirigida al pueblo español del cual me considero parte, solo a cretinos como el cabo Gundín que no valen nada pero se creen todo lo contrario.

2- Con el valor agregado, la fuerza más, el área estratégica adicional y el empuje en libertad de esos Cubanos y Portugueses que el mequetrefoide Gundín trata en forma veladamente derogatoria, el Reino Unido de la Gran España sería en territorio la nación más grande de Europa Occidental, la segunda en población, dominaría todo el flanco sur del Atlántico norte y se convertiría en parte del eje permanente, del backbone europeo, junto con Alemania y Francia.

3- Asimismo, basado en lo expuesto en el punto 2, España tendría que ser admitida en el grupo de los grandes, el grupo de los siete, de los ocho o de los nueve, con rango pleno y permanente.

4- El separatismo en las provincias vascas no es obra del gran pueblo vasco-español sino de una minoría primitiva. El separatismo de un pueblo ancestralmente español como el vasco solo se justificaría si pudiera alegar que está basado en la discriminación y/o negación de derechos por parte de Madrid; obviamente ese no parece ser el caso.

5- El separatismo catalán es aún más minoritario pero mucho más peligroso que el vasco; como es conspirativo ha ido creciendo fabricado en base a la acción manipuladora de su núcleo en Barcelona, y a los actos de sus grupos de presión en función de torcerle el brazo al gobierno del Reino para obtener privilegios con que no cuenta el resto de las comunidades autónomas. Ese movimiento parece pretender competir con Bélgica desgajando de España a gran parte de su región mediterránea; es decir, parecen pretender construir un país catalán con centro en Barcelona que luego anexaría bajo éste a las comunidades de Aragón, Valenciana, Islas Baleares, y que se tragaría si pudiera también a la región de Murcia y hasta a Andorra. En función de ello han estado trabajando intensamente y continúan haciéndolo (incluída la promoción del "idioma catalán" en las áreas de la "zona de expansión" que hablan un catalán "muy rudimentario") ante la indolencia criminal de Zapatero y sus cachanchanes. No se debe olvidar que por esos grupos andaba el germen que provocó la guerra civil española, la cual terminó hundiendo a España bajo la dictadura de Franco, a mi juicio el mal menor porque, de seguro, habría sufrido un destino aún peor de convertirse en "república soviética".

Creo que un sujeto de la arrogancia mequetrefoide, de la insolencia asqueante de este tal Gundin (quizás pariente de el jefe de los esbirros castristas) no merece atención. Solo le aclaro que los exiliados cubanos que respaldan la reunificación cubano-española de seguro tienen muchísimo más dinero y propiedades que él y no necesitan la seguridad social española, y además, que Europa, bajo Franco, al que él seguramente admiraba, terminaba en los Pirineos; así que si España (que era parte de Africa del Norte bajo Franco) entró a Europa, ¿por qué Cuba nó?.

Por personajes desatinados e injustificadamente creídos como este Gundín, arrogantes y seguro que en el fondo muertos de hambre, España y Cuba terminaron separándose y España primero y Cuba después, hundiéndose bajo las dictaduras oscurantistas de Franco y los Castro.

Este sujeto aparenta ser un correligionario de Valeriano Weyler.

Sé que José Ramón es una persona polite y prefiere un intercambio más sereno. Por eso, JRM y demás correligionarios nuestros, disculpen mi temperamento sanguíneo, el cual no puedo controlar cuando aparecen energúmenos como este Gundín.

Y ahora la libertad en la que creemos sinceramente le permite al cretino de referencia exponer su paroxismo de arrogancia insustentable, al menos en sus caudales y solvencia personal, de seguro. Utópica Gundín, de seguro a muy probablemente podría ser su solvencia personal.

Si de especímenes como Gundín dependiera España sería más maghrebi que europea, estaría aún atascada en el polvo, en los pueblos blancos de callejas de polvo y piedra en los cuales por no pasar, ni pasó la guerra, donde el olvido camina lento, ..., cuasi parodiando a rojos de traseros negrófilos, prominentes y procastristas del país y ¡sorpresa!, ¿también de la razón?.

Afortunadamente la democracia está basada en las mayorias simples y no en el consenso; imagine que se necesitara el consenso, el consentimiento de un tarado como usted para tomar las decisiones fundamentales de la expansión europea; estaríamos fritos todos los europeos y norteamericanos.

He aquí la opinión de este nórdico y exquisito teutón, que no se sentía aludido por el trato derogatorio que como "extranjeros" recibían los españoles en las Europas del tiempo de Franco:

Cubanos y portugueses. Por J. A. GUNDÍN

Para un español de estos tiempos resulta asombroso que haya extranjeros con deseos de pertenecer a España, porque lo habitual es lo contrario; el pan de cada día es tener que convivir con la matraca nacionalista, como si pertenecer a una de las más viejas naciones de Europa fuera un baldón o una tara genética. Pero el caso es que el 40% de los portugueses ve con buenos ojos una hipotética unión con sus vecinos de raya. E incluso ha surgido un grupo de cubanos que propugna el utópico regreso de Cuba a la Corona y la España de las autonomías, con la ventaja añadida de que también ingresaría en Europa. Los promotores caribeños tienen mucha fe en que la iniciativa cale entre la población de la isla y reciba un fuerte impulso cuando se publicite que en España el subsidio mensual aprobado en el Consejo de Ministros hace unas semanas equivale a lo que un maestro cubano gana en seis meses. Con todo, y aun resultando muy grata la utopía cubana, resulta más sugerente la hipótesis portuguesa. El porcentaje de los hispanófilos en el país vecino es no sólo altísimo: resulta casi abrumador si se compara, por ejemplo, con el de catalanes que aprobaron el nuevo Estatut (sólo el 36% del censo) o el de vascos que quieren la independencia (24%, según el último Euskobarómetro). Es decir, hay más portugueses dispuestos a compartir su destino con los españoles que la suma de separatistas vascos y catalanes. Ante lo cual a más de uno le puede asaltar la tentación de pedir un canje, un intercambio, pero entonces esto ya no sería lo que unos llaman España y otros «país», entidad atormentada a la que es consustancial la existencia de minorías disgregadoras, del mismo modo que en toda familia grande siempre hay algún pariente con ganas de liarla. Dejemos, por tanto, las cosas como están y, aunque es cierto que Portugal y Cuba pertenecieron en su tiempo a la Corona, a ambos países sólo nos une la nostalgia y, si ahora nos quitaran de golpe la pesadumbre del 98, España no sería la misma y podría morir del susto. O del gusto. Y ya no podríamos consolarnos de nuestros fracasos diciendo que «más se perdió en Cuba».

Articulo publicado por LA RAZON.es

"Publicado por José Ramón Morales
(Nota aclaratoria; yo trato de poner las diferentes opiniones para que se conozcan y se debatan en democracia, JRM)

11 comentarios:

Santiago dijo...

Personalmente no me parece un artículo tan sumamente ofensivo, aunque hay que reconocer que el Señor Gundín se equivoca al querer reducir este tema al espectro económico.

Estoy de acuerdo en que no entiende la brutal privación de libertad a la que habéis sido sometidos los Cubanos. De la misma forma que no la entiende mi actual presidente del gobierno el cual si pudiese, estoy convencido, de que instauraría poco más que el castrismo en España (entiéndase el hipérbaton).

Lo que no estoy de acuerdo tampoco es en establecer comparaciones entre Castro y Franco. Fuera de que lo único que tienen en común es que fueron dictadores y privadores de ciertas libertades (en especial Castro)

La herencia que dejan no es la misma. Castro recibió uno de los países más ricos de América y que sin duda mejor funcionaban.
Franco recibió un país destruído en el que la gente no tenía que comer y dejó un país más o menos avanzado (sin duda más cercano a "Europa" de lo que estaba en todos los aspectos) que transicionó desde la dictadura a la democracia con los propios órganos franquístas.

La constitución actual de 1978 es aprobada por las propias cortes franquistas, conocida como las Cortes del harakiri ya que sabían lo que estaban haciendo que era firmando su propia defunción.

Un saludo y suerte, personalmente abriré una buena botella de vino cuando en Cuba se acabe la tiranía.

Blas de Lezo y Olavarrieta dijo...

A pesar del tono moderadamente educado que emplea el tal Gundín denota un clasismo pestilente. Este caballerete olvida que durante siglos Cuba fue la perla del Caribe y su potencial para volver a serlo está latente.

El señor Gundín debería tener presente el clásico dicho que reza: "la unión hace la fuerza". Es indudable que España, Cuba y Portugal unidas como país único formarían una potencia con pleno derecho para ser integrada en el G-7, G-8 o similar.

España atraviesa por ciertas tensiones secesionistas generadas por un minoritario pero ruidoso grupo de votantes. Afortundamente los nacionalismos periféricos en España alcanzaron su apogeo hace varios años y han comenzado su lento pero inexorable declive. Actualmente, por primera vez desde la restauración borbónica, ninguna comunidad autónoma está gobernada por un partido "regionalista".

Es importante apostar por la crítica constructiva y, sobre todo, mostrarse optimistas. Por ello retomo el eje central del blog, las ventajas de la reunificación:

- Cuba tendría capacidad para exportar sus productos a toda la Unión Europea sin ser penalizada mediante los aranceles actuales. La Unión Europea garantiza el libre mercado para los países miembros y Cuba se vería beneficiada directamente.

- El bajo coste de la vida en Cuba ofrece muchas oportunidades para la creación de negocios, industria, etc. Tanto inversores extranjeros como españoles se encontrarían con una región muy competitiva por sus bajos costes y con enorme potencial exportador.

- Cuba, al ser miembro de la Unión Europea, dispondría de mayor poder de negociación frente a la potencia de la zona, EEUU.

Sugerencia para la bandera cubano-española representativa de este blog:

http://img196.imageshack.us/img196/496/cubaespanola.jpg

Creo que todos los colores de la bandera cubana actual deberían estar presentes en la bandera y el azul mejora su aspecto. En el modelo actual prima demasiado el color rojo.

Dr. Octavio Dilewis dijo...

Muchísimas gracias por sus palabras Santiago, coincido con usted plenamente. Como habrá leído en mi escrito he dicho que desde mi punto de vista Franco era el mal menor en las circunstancias españolas de la época. En solo un punto diferimos: el Sr. Gundín se manifiesta profundamente irrespetuoso con los cubanos y desconocedor por completo de su exitoso exilio y su pueblo en la ínsula anterior al castrato (compuesto en gran medida por emigrados españoles), al inferir que los cubanos son tan vagos que se incorporarían a España solo con el objetivo de no trabajar y vivir de la ayuda del gobierno. Analícelo otra vez y comprenderá la razón por la cual me ofendió a mi que me considero español.

Un abrazo,
Octavio Dilewis Ibarra-Tamayo

Anónimo dijo...

Lo peor que hace Gundín es hablar tan fría y descuidadamente de un asunto que debería tratarse con más sensibilidad, que es nada menos que la reunificación de la Hispanidad. Por no decir que habla de ese porcentaje de independentistas catalanes y vascos como si fueran ganado intercambiable con los pro-españoles de Portugal, eso ni tan siquiera gusta a los catalanes o vascos no-independentistas, pues en nuestras familias siempre podemos encontrar almenos una persona que es independentista en su manera, pero no por eso le faltamos al respeto como él hace.

Alvaro dijo...

Lo importante es que hablen de este movimiento de reunificacion maravilloso, ya habra tiempo de hacer amigos, que enemigos nunca faltan a cualquier causa. Al fin y al cabo todo son ventajas ya enumerdas muchas veces.

Anónimo dijo...

Señores, creo que nos estamos yendo un poquito, con todo respeto. No creo que el motivo del señor Gundín sea ofender. Respecto a catalanes, vascos y Portugal, sólo dice que el porcentaje de hispanófilos en el país hermano es mayor que el porcentaje de independentistas sumando ambas comunidades. Si alguno ve la cizaña ahí, que me lo explique.

Y ahora vamos a lo del interés por parte que los cubanos tendrían en unirse a España. El refranero español es muy extenso y muchas veces muy acertado. "Por el interés te quiero Andrés" reza uno de nuestros refranes. Voy a echarle un poquito de "mala leche" y esperaré a que se me echen encima ;). Si tanto apego y cariño nos tienen los cubanos, ¿por qué hay que enumerar las ventajes e "intereses" que obtendrían de la unión con España? Simplemente, cuando el pueblo cubano pudiera elegir, se reincorporaría a España, sin más. Sin necesidad de explicar ventajas e intereses que obtendrían, porque entonces, nos estaríamos moviendo por el interés y no saldría del corazón, ¿no? A lo que me refiero es que no hay necesidad de argumentar ventajas para la reincorporación si tanto se nos quiere en la mayor de las Antillas.

Por último, sigo creyendo que el señor Gundín no quería ofender a nadie. No tiene necesidad. Y por supuesto que habrán cubanos en el exilio que tengan más propiedades que él y ganen mucho más... pero también los habrán que tengan mucho menos que él. Y ademas, en ningún momento habló de la Cuba exiliada, simplemente de la isla.

Reciban un cordial saludo y un abrazo.

Dr. Octavio Dilewis dijo...

Breve para el anónimo.

Si de interés se tratara dedicaríamos nuestra energía en función de integrarnos con Estados Unidos que es nuestro vecino inmediato y además el país más rico y poderoso del planeta.

Vamos a ahorrarnos la mala leche desde el anonimato que ya con el mal rollo de Gundín tenemos bastante.

Como respondo al anónimo me ahorro la firma.

Santiago dijo...

Dr. Octavio,

En efecto coincido con usted, de ese artículo puede reflejarse la manida conclusión de que los cubanos son vagos y tal y de que solo sería una cuestión económica. Entiendo su enfado, sin embargo, en mi opinión y como tal es subjetiva no es ese el sentido que yo le daría.

En mi opinión, hace referencia a la evidente diferencia muy grande entre los salarios en España y cuba.
El señor Gundín erróneamente lo traslada a la idea de que con un subsidio en españa poco más que sería rico en cuba, ergo, todos a pedir subsidios y a no hacer nada.
Como economísta, decir que, lógicamente es un error y no ve la enorme potencialidad que esto supondría.

Yo como Español tardaría 5 minutos en ir a Cuba, montar una empresa, pagar a los empleados 3 o 4 veces más de lo que cobran ahora y aún así ganar mucho dinero vendiendo esos productos en Europa.

De echo, este es una de las potencialidades importantes que tendría esta unión.

En resumidas cuentas, entiendo su enfado, aunque yo lo consideraría más como una miopía de un señor que a buen seguro sabe escribir pero que de economía, no sabe ni la primera lección.

Un saludo

Rubén dijo...

Santiago.
Desconozco bastante sobre economía pero me parece que tú lo que propones es explotar a los cubanos como una mano de obra bastante barata, desde luego más barata que en la península.
Si formaran una nueva CA, deberías pagarles el mismo salario que a trabajadores españoles y pagarías los mismos impuestos como empresario.
Lo que propones solo sería posible si Cuba fuera una nación independiente o dependiera, p. ej., de los EE.UU., siempre y cuando sus leyes te lo permitieran.

Anónimo dijo...

Cuando veo la catadura política de muchos españoles que aquí escriben y sus "comentarios" ("el presidente del gobierno es castrista si pudiera"; las "diferencias" entre franquismo y castrismo, etc), va decayendo más y más mi inicial entusiasmo a la preciosa idea de convertir a Cuba en una comunidad autónoma con iagualdad de derechos y deberes...

Sólo precisar que la actual Constitución Española en absoluto fué aprobadas por las Cortes franquistas.
Las últimas Cortes franquitas aprobaron la Ley para la Reforma Política en 1.976, que supuso su autodisolución definitiva (mérito de Adolfo Suarez). Se convocaron elecciones generales libres con todos los partidos políticos legalizados, elecciones de las que salieron las primeras Cortes democráticas el 5 de junio de 1.977, con mayoría del partido de centro de Adolfo Suarez, una amplísima presencia socialista, y significativa presencia comunista y nacionalista. Entre todos se eligió una comisión que elaboró la Constitución, aprobada luego por las Cortes generales y en referemdum por el pueblo español el 6 de diciembre de 1.978.

Anónimo dijo...

En fin... leo ahora a algún cubano que considra a Franco "el mal menor en aquellas circunastancias" (¡¡¡¡!!!!).
Únase a eso la mentalidad y praxis comunista de una signicativa parte de la poblacion del interior de cuba, y mi inicial entusiasmo por Cuba como C.A. se hunde en la miseria.

Buscar este blog

Cargando...
Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.