Se produjo un error en este gadget.

Crée usted de que Cuba estaría mejor como:

Se produjo un error en este gadget.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Algunos oficiales del ejercito español, nacidos en Cuba

 Jose Ramon,  sería interesante hacer conocer oficiales del ejercito español nacidos en Cuba, aqui te mando algunos ejemplos de los mas relevantes.
 Saludos;
 Alfredo.



(Foto Alfredo Kindelán Duany con uniforme de aviador.)

Alfredo Kindelán Duany fue un militar y aviador español que participó en el alzamiento militar contra la II República.
Nació en Santiago de Cuba el 13 de marzo de 1879, hijo del ingeniero militar Ultano Kindelán y Manuela Duany pertenecientes a acomodadas familias cubanas de origen irlandés. Murió en Madrid el 14 de diciembre de 1962.
Su familia, que se había trasladado a España en 1882 por un cambio de destino de su padre, ingeniero militar, perdió toda su fortuna como consecuencia de la guerra con los Estados Unidos en 1898. Quedó huérfano de padre a los 13 años y a los 14 ingresó como cadete en la Academia de Ingenieros de Guadalajara. Es nombrado teniente en 1899.
Aerostatos y dirigibles
Además de hacer frente a sus obligaciones familiares, contribuyendo al sostenimiento de la familia y a la educación de sus hermanos, se dedicó en los años siguientes a la aeronáutica. Tras obtener el título de piloto de globo libre en el Servicio de Aerostación militar en 1901, donde fue el colaborador más próximo al general Vives, realizó numerosas ascensiones en globo y se convirtió en el primer piloto español de dirigible, destacando en el campo de la aerostación europea, al obtener el tercer y cuarto puesto en sus dos únicas participaciones en la Copa Gordon Bennett, verdadero campeonato del mundo de aerostación.
Publicó los libros Dirigibles y Aeroplanos en 1910 y La flota aérea española en 1916.
Participó con el ingeniero Torres Quevedo en los trabajos de construcción del primer dirigible semirrígido español, el España.

Aviación militar
Con la llegada del aeroplano, por encargo del gobierno y junto al general general Vives desarrolla el estudio para la creación de una escuela de pilotos militar que finalmente se establece en Cuatro Vientos y de la que se le encarga la dirección, obteniendo el primer título de piloto militar de aeroplano que en ella se expide.
En 1913 se funda el Servicio Aeronáutico Militar, en cuyo seno se le nombra jefe de Aviación, asumiendo el mando de la primera escuadrilla, con la que participa en la guerra de Marruecos.
Destinado de nuevo a la península, en 1921 pone en marcha en Los Alcázares (Murcia) la Escuela de Combate y Bombardeo y en 1925 manda la Escuadra Expedicionaria, componente aéreo de la operación del desembarco en Alhucemas.
En 1926, ya general, fue nombrado por Primo de Rivera Director General de Aeronáutica. Bajo su dirección se realizan los grandes vuelos de la aviación española. Profundamente monárquico, al proclamarse la República pasó a voluntad propia a la reserva y se trasladó a Francia y a Suiza, donde trabaja como ingeniero en la empresa Saurer, Arbon. Regresa a España en 1934 donde colaboró muy activamente en la preparación de la sublevación del 18 de julio de 1936.
Más aquí:


Manuel Fernández Silvestre

Manuel Fernández Silvestre y Pantiga (El Caney, Cuba 16 de diciembre de 1871 - Annual, 22 de julio de 1921) fue un militar español, Comandante General de Ceuta (1919-20) y de Melilla (1920-1), en el transcurso de la Guerra del Rif, y principal responsable del Desastre de Annual.
Juventud
Nacido en Cuba, el futuro general Silvestre era hijo del teniente coronel de artillería Víctor Fernández y Pentiaga, casado en segundas nupcias con Eleuteria Silvestre Quesada. El 30 de agosto de 1889, a los 17 años de edad, ingresó en la Academia General Militar de Toledo, donde coincidió con otro destacado personaje, Dámaso Berenguer y Fusté, dos años más joven. Pasó a la Academia de Caballería el 9 de julio de 1891. Se graduó de Segundo Teniente de Caballería a los 21 años, el 31 de julio de 1893.

Servicio en Cuba
Su primer destino fue el Regimiento de Cazadores de María Cristina núm. 27, en el que permaneció hasta finales de mayo de 1895, fecha en la que fue destinado a Cuba con el Regimiento Expedicionario de Caballería Tetuán. Desembarcó en Nuevitas el 15 de junio, y el 31 de julio ascendió a Primer Teniente con 24 años.
En febrero de 1896 fue destinado al Regimiento Expedicionario de El Príncipe, en el que sirvió hasta finales de agosto de 1898. Durante su estancia en Cuba destacó por su valor y forjó la leyenda de su buena estrella. Fue condecorado y felicitado por el gobierno en varias ocasiones, participando en más de 50 combates.
El 8 de mayo de 1896 tomó parte en el combate de Arango contra los mambises, en el que cargó varias veces al frente de su escuadrón causándole al enemigo veintiocho muertos al arma blanca. Silvestre recibió cinco heridas de bala y su caballo resultó muerto. Los mambises le ataron a las ramas de un árbol, le acuchillaron once veces y le dejaron por muerto. Rescatado en estado muy grave, casi desangrado, fue trasladado al Hospital de Morón, donde logró recuperarse. El 11 de agosto de aquel año, el General Gobernador de Cuba, Valeriano Weyler, le concedió cuatro meses de licencia por enfermedad, a disfrutar en la Península.
De nuevo en activo, el 2 de diciembre de aquel año, en Sábana de Maíz, una bala le rozó la frente y estuvo a punto de matarle. Su extraordinario valor y temperamento quedó de manifiesto en la acción de Pinar del Río los días 13 y 14 de diciembre de 1896 donde, después de matarle tres caballos, consiguió un cuarto y volvió al combate. El 10 de julio de 1897 fue ingresado en el hospital de Placeta aquejado de paludismo. El 30 de septiembre de aquel año, con 26 de edad, fue ascendido a Capitán como recompensa por sus méritos en campaña.
El 11 de enero de 1898 Silvestre recibió dos balazos en la primera carga que realizó su escuadrón, otros tres balazos y trece machetazos en la segunda, hiriéndole en la cabeza, tronco y extremidades, quedando seriamente incapacitado del brazo izquierdo, hecho que disimulaba muy hábilmente.

Regreso a España
Desembarcó en La Coruña 29 de agosto de 1898 y fijó su residencia en Alcalá de Henares. En septiembre de ese año, a los 27 de edad, se le ascendió a Comandante por los méritos de guerra contraídos en la acción de la Caridad. Sirvió en varios regimientos de caballería de Madrid y Zaragoza. El 15 de diciembre de 1899 se casó con doña Elvira Duarte Oteiza, de la que tuvo dos hijos: Elvira y Manuel, que era alférez cuando ocurrió el Desastre de Annual y moriría en la Guerra Civil en 1937. Su mujer murió en Melilla el 19 de enero de 1907, dejándole viudo a los 36 años.

Más aquí:

Monumento conmemorativo en Alcocero de Mola.

Emilio Mola Vidal (Placetas, Villa Clara, Cuba, 9 de julio 1887Alcocero de Mola, Burgos, España, 3 de junio de 1937) fue un militar español, el cabecilla («Director») de la sublevación militar de 1936, que —tras su fracaso— dio origen a la Guerra Civil Española. Fue el I duque de Mola a título póstumo.

Biografía
Mola nació el 9 de julio de 1887 en Cuba, todavía provincia española, donde su padre, capitán de la Guardia Civil, estaba destacado y donde se había casado con una cubana.
Tras el desastre español de 1898, la familia regresó a España. El 28 de agosto de 1904, Mola ingresó en la Academia de Infantería de Toledo.
Mas aqui:

Dámaso Berenguer y Fusté (San Juan de los Remedios, Cuba, 4 de agosto de 1873 - Madrid, 19 de mayo de 1953) fue un militar y político español, que participó en los últimos gobiernos de la monarquía de Alfonso XIII.
Primeros años
Dámaso Berenguer y Fusté nació en San Juan de los Remedios, Cuba, el 4 de agosto de 1873. Hijo de Dámaso Berenguer Benimeli, natural de Callosa de Ensarriá, Alicante, y de Dolores Fusté Ballesteros, de La Habana, pronto se trasladó a la Península para ingresar en la Academia General Militar. En 1894 volvió a su tierra natal para participar en la campaña contra los independentistas cubanos y, desde ese momento, su vida estuvo envuelta en combates militares. Estuvo al servicio de la Capitanía General de Andalucía y se ocupó de la dirección de distintos regimientos. A partir de 1906 ejerció como profesor en la Escuela de Equitación y participó en la redacción de un reglamento de instrucción táctica, en el seno de la Comisión de Táctica.

Muchos éxitos y un gran fracaso
En 1911 se le encomendó la dirección de las fuerzas indígenas de Melilla, en las que realizó un profundo proceso de reorganización. En su puesto en el norte africano intervino militarmente en numerosas ocasiones: en el Monte Arruit, en Taurit Narrich, en Beni Sidel, etcétera. En todos los combates pareció demostrar pericia y habilidad, por lo que le fue concedido el grado de coronel, además de numerosas condecoraciones honoríficas. Después de haber sido ascendido a general y contando con gran prestigio en el ámbito castrense, se le encomendó el Ministerio de la Guerra en 1918, en el gobierno presidido por García Prieto.
Poco después fue nombrado Alto Comisario español en Marruecos, y desde ese puesto diseñó un ambicioso plan tendente a la pacificación y ocupación definitiva del territorio del protectorado. Aunque obtuvo algunos éxitos iniciales, como la toma de Xauen en 1920 -por el cual el rey Alfonso XIII le concedió el título de conde de Xauen-, toda la operación se vino abajo con el desastre de Annual (1921), propiciado por la actuación negligente del general Manuel Fernández Silvestre, comandante general de la zona de Melilla y subordinado suyo. Silvestre, al parecer animado por el propio monarca, no hizo caso de las recomendaciones de Berenguer en el sentido de no proseguir su avance en la zona rebelde sin fortificar adecuadamente su retaguardia. Esta actuación temeraria produjo la derrota a manos de las harkas rifeñas, dirigidas por Abd el-Krim.
Procesado y separado del servicio por sus responsabilidades, fue amnistiado y rehabilitado tras el golpe de estado de Primo de Rivera en septiembre de 1923, siendo poco después nombrado jefe de la Casa Militar del Rey (1924). Así fue como comenzaban los buenos tiempos y los honores aristocráticos, pues sería conocido como el conde de Xauén, y no el incompetente militar que había permitido a Silvestre generar el desastre de Annual.

Más aquí:


4 comentarios:

Anónimo dijo...

alaaa, estas personas si que las estudié en el instituto. No tenia ni idea de que fueran cubanos!. Un saludo y gracias por este aporte tan interesante

Anónimo dijo...

Abajo con los comunistas, anarquistas, lameculos de la URSS y demas impresentables que formaban la II República.

Dios bendiga a estos valientes que salvaron a España del Terror Rojo

Anónimo dijo...

Mola nacido en Cuba fue el q salvío a España de la peste roja pues fue el cerebro de la sublebacion contra el rojerio stalinista de Negrin asesinos de Calvo Sotelo jefe de la oposcion en Las Cortes. Todavia el General Franco estaba indeciso y ya Mola estaba sublevado. Por desgracia los Republicanos huidos de la Guerra fueron a Cuba a meter el comunismo como agentes de la KGB recuerden a Bayo y otros. Viva Cuba Española

Larry Daley dijo...

En relacion a Alfredo Kindelán Duany es posible que haya error. Los EEUU no confisco propiedad de Espa~noles y que yo sepa tampoco lo hicieron los cubanos. Si estoy en error me agraderia datos ...

Larry Daley Garcia-I~niguez

Buscar este blog

Cargando...
Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.