Se produjo un error en este gadget.

Crée usted de que Cuba estaría mejor como:

Se produjo un error en este gadget.

martes, 15 de febrero de 2011

Hundimiento del Buque Maine un día como hoy, 15 de Febrero de 1898, Habana. Cuba Española



Emeterio S. Santovenia en “Un Día Como Hoy” de la Editorial Trópico, 1946, páginas 97-98 nos describe los acontecimientos del 15 de Febrero de 1898 en la Historia de Cuba:

   “Alborotos producidos en La Habana el 12 de enero de 1898, de los que el cónsul Fitzburgh Lee dio noticia circunstanciada a Washington, fomentaron en la conciencia norteamericana la creencia de que la anarquía estaba pronta a dominar las plazas de la Isla ocupadas por los españoles. Esta presunción fue robustecida por las insinuaciones contenidas en el último parte de Lee de 13 de enero, y determino el envió a La Habana de un buque de la armada norteamericana. El 24 de enero William R. Day, subsecretario de Estado de la Unión, telegrafió a Lee que el Gobierno tenía el propósito de reanudar sus visitas navales amistosas a los puertos de Cuba y que, consiguientemente, el crucero acorazado Maine llegaría a La Habana dentro de uno o dos días.

   “A las once de la mañana del 25 de enero entró en el puerto de La Habana, procedente de las islas Tortugas, el crucero acorazado de guerra de los Estados Unidos Maine, buque de seis mil seiscientas ochenta y dos toneladas de desplazamiento, con una velocidad de diecinueve nudos por hora. Montaba cuatro cañones rayados de veintiocho centímetros, seis de quince, siete de tiro rápido de seis libras, ocho de tiro rápido de una libra y cuatro tubos lanzatorpedos. Formaban su tripulación dos jefes, seis oficiales y trescientos cincuenta individuos de línea. Era su comandante el capitán de navío Charles Dinight Sigsbee.

   “El Maine hizo el saludo a la plaza, contestado por la fortaleza de La Cabaña y el buque de la marina de guerra española crucero Alfonso XIII. Paso a bordo del Maine a saludar a su comandante el teniente de navío de la armada española Alberto Medrano. Sigsbee devolvió la visita, por la tarde, al capitán del puerto Luis Pastor Landero. Cambiados los saludos y visitas en el Maine, quedó amarrado a la boya número cuatro, donde había una profundidad de veintiocho pies, suficiente para el buque, que tenía un calado de veintitrés.
   “A las veintiuna horas y cuarenta y cinco minutos del 15 de febrero de 1898, surto aún en el puerto de La Habana, voló el crucero acorazado Maine. Las explosiones fueron dos, separadas por breve intervalo. La primera, cuya detonación semejó la de un cañonazo, levantó el buque de manera perceptible. La segunda fue más abierta, más prolongada y de mayor volumen y causó la voladura parcial de dos o más de los pañoles de proa. En el parte trasmitido incontinenti a Washington, el comandante Sigsbee consignó que había varios marinos heridos y muchos más muertos y ahogados, que los heridos y otros individuos de la tripulación salvados se hallaban a bordo de un buque de guerra español y de un vapor de la línea de Ward y que abrigaba la creencia de que supervivían todos los oficiales. En el recuento final de las víctimas, el número de éstas ascendió a doscientas sesenta y seis, entre ellas dos de los oficiales. Al tiempo de ocurrir la catástrofe, el Comandante escribía en su cámara y saltó a la cubierta al sentir la sacudida y oír el estruendo.

   “El entierro de las víctimas cuyos cadáveres pudieron ser habidos se llevó a cabo el 17 de febrero. El cortejo fúnebre, con los sarcófagos cubiertos de flores ofrendadas por la amistad y el dolor y con más de trescientos carruajes, desfiló por las calles de la ciudad hasta el cementerio de Cristóbal Colón. El pueblo de La Habana se mostró profundamente conmovido por la catástrofe del Maine.

Bibliografía:

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas.

Muy interesante el artículo. Casi tanto como el blog, que he tenido la fortuna de encontrar. Sin duda la historia del pueblo cubano en particular y de américa latina en general está llena de curiosas e interesantes anécdotas que con enorme gusto leeré en su blog. Al fin y al cabo es la Historia la que nos une.

Un saludo desde España

Anónimo dijo...

La afirmación de que fueron los españoles quienes volaron el barco de la boca de quien salío?.
Sabemos por investigaciones realizadas ya bien entrado el siglo xx que la explosión fué interior.

Saludos José Ramón.

Anónimo dijo...

Otros estudios recientes han señalado que, dados los desperfectos causados por la explosión, si la misma hubiera sido provocada por algún artefacto externo, ésta habría hecho al barco saltar (literalmente) del agua. Algunos de los documentos desclasificados por el gobierno de EE.UU. sobre la Operación Mangosta (proyecto para la invasión de Cuba posterior al fracaso de Bahía de Cochinos) avalan la polémica hipótesis de que la explosión fue causada en realidad por el propio gobierno de EE.UU. con el objeto de tener un pretexto para declarar la guerra a España.[cita requerida]

España negó desde el principio que tuviera algo que ver con la explosión del Maine, pero la campaña mediática realizada desde los periódicos de William Randolph Hearst, hoy día el Grupo Hearst, uno de los principales imperios mediáticos del mundo, convencieron a la mayoría de los estadounidenses de la culpabilidad de España.

EE.UU. acusó a España del hundimiento y declaró un ultimátum en el que se le exigía la retirada de Cuba, además de empezar a movilizar voluntarios antes de recibir respuesta [cita requerida]. Por su parte, el gobierno español rechazó cualquier vinculación con el hundimiento del Maine y se negó a plegarse al ultimátum estadounidense, declarándole la guerra en caso de invasión de sus territorios, aunque, sin ningún aviso, Cuba ya estaba bloqueada por la flota estadounidense.

Comenzaba así la Guerra Hispano-Estadounidense, que con posterioridad se extendería a otras colonias españolas como Puerto Rico, Filipinas y Guam.

Anónimo dijo...

Desarrollo del conflicto

Teatro de operaciones en el pacíficoCon anterioridad a los hechos del Maine, Estados Unidos ya había ordenado a su flota del Pacífico que se dirigiera a Hong Kong e hiciera allí ejercicios de tiro hasta que recibiera la orden de dirigirse a las Filipinas y a la Isla de Guam.

Tres meses antes también se había decretado bloqueo naval a la isla de Cuba sin que mediara declaración de guerra alguna, y cuando finalmente se declaró esta, se hizo con efectos retroactivos al comienzo del bloqueo.[13]

Las tropas de Estados Unidos rápidamente arribaron a Cuba y cuando estaban siendo derrotadas en la batalla terrestre [cita requerida], la Armada de los Estados Unidos destruyó dos flotas españolas, una en la Batalla de Cavite, en Filipinas, y otra en la batalla naval de Santiago de Cuba cuando la flota española intentaba sin casi esperanza escapar a mar abierto. El gobierno español pidió en julio negociar la paz.

Santiago de Cuba se rindió el 16 de julio. Algunas cifras estiman los fallecidos en la campaña, que culminó con la toma de Santiago, en alrededor de 600 por la parte española, 250 por la estadounidense y 100 por la cubana. A pesar de que la guerra fue ganada principalmente por el apoyo de los mambises, el general Shafter impidió la entrada victoriosa de los cubanos en Santiago de Cuba, bajo el pretexto de «posibles represalias». [cita requerida]

El 25 de julio, el General Nelson A. Miles, con 3.300 soldados, desembarcó en Guánica comenzando la ofensiva terrestre en Puerto Rico. Las tropas de EE.UU encontraron resistencia a comienzos de la invasión. La primera escaramuza entre los estadounidenses y las tropas españolas y puertorriqueñas tuvo lugar en Guánica, y la primera resistencia armada se produjo en Yauco, en lo que se conoce como el Combate de Yauco. Este encuentro fue seguido por los combates de Fajardo, Guayama, Coamo y por el Combate del Asomante.[

Anónimo dijo...

Y eso que Wikipedia es Americana...Si quereis saber más leerlo en la Wikipedia.
Saludos JR

Anónimo dijo...

Al segundo anonimo:

Antes de que estallase la guerra Hispano-Estadounidense, ya se sabia de sobras que la explosion del Maine habia sido interior, y asi lo reconocian los periodistas y gobiernos de Francia, Reino Unido y otros paises occidentales.

Lo puedes leer en un articulo que fue posteado en el blog hace un mes o asi, perteneciente a la hemeroteca del periodico español La Vanguardia. En ese mismo articulo tambien se decia que en el Maine iban muchos mallorquines.

Si hubo guerra es simplemente porque era lo que los politicos estadounidenses querian desde hace años, si bien antes ya habian intentado quedarse con Cuba de forma pacifica (es decir, ofreciendole unos cuantos dolares a España, como si fuera mercancia)

Pero para España Cuba nunca fue mercancia, como ahora tampoco lo son las Islas Canarias. Os imaginais que ahora viene un ingles a comprarnos las Islas Canarias? Ya te digo yo que no solo nos negariamos, sino que ademas le dariamos buena paliza.

Saludos

Roberto Iza dijo...

Si España no es responsable por la
tragedia del USS Maine, los Estados
Unidos debería devolverle la isla de Guam a España, y ésta debería respetarle la calidad de ciudadano
de los Estados Unidos a cualquier
natural civilizado residente en la Isla que quisiera continuar siendo ciudadano de la Unión o que perteneciendo a alguna tribu salvajes obtenga la
nacionalidad de los Estados Unidos
antes del cambio de soberanía.

Buscar este blog

Cargando...
Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.