Se produjo un error en este gadget.

Crée usted de que Cuba estaría mejor como:

Se produjo un error en este gadget.

martes, 27 de julio de 2010

El Buque español más grande en su época, construído en la Habana. El Santísima Trinidad


Fue el Buque de línes española más grande y se construyó en el Puerto de la Habana. Un orgullo para todos los españoles, especialmente los nacidos en Cuba. Una belleza.
  
El Santísima Trinidad (oficialmente Nuestra Señora de la Santísima Trinidad) fue un navío español de 136 cañones en un principio, ampliados hasta 140 con posterioridad, el más grande de su época, siendo el único barco de cuatro puentes, por el que recibiría el sobrenombre de El Escorial de los mares.

La artillería de la que disponían sus baterías tras la última reforma de 1803 era de 136 piezas, incrementadas a 140 poco antes de la batalla de Trafalgar con el embarque de 4 obuses de a 4 libras (32 de a 36 libras, 34 de a 24, 36 de a 12, 12 de a 8, 16 obuses de a 24, 4 de a 4 y 6 esmeriles), llegando, pues, a convertirse en el barco más grande y artillado de su tiempo.

La Armada Española dispuso de 237 navíos de línea botados entre 1687 y 1853. Sólo trece de ellos disponían de tres puentes con artillería de 100 a 120 cañones (como el Santa Ana o el mismo Santísima Trinidad). El resto de ellos era de dos puentes que tenían entre 50 y 80 cañones.

En octubre de 1769 fue botado en los astilleros de La Habana el navío que por Real Orden recibiría el nombre de Santísima Trinidad, cuyas dimensiones eran las siguientes:
  • Eslora 213 pies de Burgos y 8 pulgadas (61,40 m)
  • Quilla 182 pies y 5 pulgadas (52,72 m),
  • Manga 57 pies y 9 pulgadas (16,59 m),
  • Puntal 28 pies y 11 pulgadas (8,31 m)
  • Arqueo 4.902 toneladas (7.443,69 m3)
  • Lastre de 1.546 quintales (71,12 tn).
Costo de fábrica: 40.000 ducados españoles.
demás la madera fue transportada hacia La Habana desde el poblado de San Jerónimo por el estero Vertientes en la provincia de Camagüey, hoy municipio Florida. Se utilizaron maderas preciosas, como caoba, júcaro y caguairán.
Después de ser probado en alta mar, se dieron cuenta de que sufría de varios inconvenientes, que fueron corregidos en los astilleros de Ferrol y Cádiz. Tales fueron las modificaciones ejecutadas, que se convirtió en el único navío del mundo que contaba cuatro puentes. Pasó a tener las siguientes dimensiones:
  • Eslora 220 y 6 pulgadas (63,36 m),
  • Quilla limpia 188 pies (54,02 m),
  • Manga 58 (16,67 m),
  • Puntal 28 y 9 pulgadas (8,26 m),
  • Plan 29 pies y 10 pulgadas (8,57 m),
  • Calado a popa 29 pies y 7 pulgadas (8,50 m)
  • Calado a proa 27 pies (7,76 m)
  • Arqueo: 2.475 tn (3.758 m3)
  • Lastre: 20.000 quintales (920 tn)
  • La tripulación y guarnición era de 1.071 plazas y 25 criados.
Historial


En julio de 1779, España declaró la guerra a Gran Bretaña junto a Francia en apoyo a las colonias norteamericanas en su Guerra de la Independencia. El Santísima Trinidad fue el buque insignia de la flota española y tomó parte en las operaciones en el canal de la Mancha a finales del verano de ese año. En 1780, participó en la captura de un convoy inglés de 55 buques. En 1782 fue incorporado a la escuadra del Mediterráneo y participó en la batalla del cabo de Espartel.

Se lo recuerda sobre todo por su trágico final en la batalla de Trafalgar (1805). Estuvo en aquella ocasión bajo las órdenes del jefe de escuadra Baltasar Hidalgo de Cisneros, y con Francisco Javier de Uriarte y Borja como Capitán de Bandera. Tras una dura lucha fue capturado por los ingleses en muy malas condiciones, con más de 200 muertos y 100 heridos. Los ingleses pusieron todo su empeño en salvarlo y llevarlo al puerto inglés de Gibraltar, siendo remolcado por las fragatas HMS Naiade y HMS Phoebe. Sin embargo, finalmente se hundiría el 24 de octubre a unas 25 ó 28 millas al sur de Cádiz.
Símbolo del final del poderío español en los mares, la mayor arma de guerra de su época permanece ahora en el fondo del mar. Sus piezas de artillería fueron extraídas e instaladas en la entrada del Panteón de Marinos Ilustres situado en el Arsenal de la Carraca en Cádiz.

Cultura popular

Benito Pérez Galdós en su colección de novelas históricas de los Episodios nacionales, embarcará a Gabriel de Araceli en el Trinidad, en la primera novela de la primera serie titulada Trafalgar. Se narran las vivencias de Gabriel en los preparativos de la batalla, durante la misma y después del combate, dando su visión de la contienda y de cómo tuvieron que ser rescatados más tarde ante el inminente hundimiento del navío.
Actualmente se ha realizado una réplica de dicho barco, comenzada en Galicia y terminada en Algeciras, y que finalmente ha sido ubicada en el puerto de Málaga, donde funciona como restaurante, discoteca y sala de exposiciones.
(Foto de una réplica en el Puerto de Málaga)

(Información de Wikipedia.org)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena reseña, aunque cabría apuntar,que quizás su mayor defecto era la falta de maniobrabilidad, en parte incrementada, por el mayor peso específico de las maderas tropicales usadas en su construcción. Así mismo, destacaría que es un tópico difundido por los anglosajones, de que el poderío español de los mares acabó en trafalgar. En realidad el fin de la escuadra Española se produciría de manera definitiva, unos años después, cuando la mayoría de los barcos que se salvaron en Trafalgar quedaron obsoletos y fuera de servicio por la falta de repuestos y mantenimiento causados por el asedio de Cádiz, en cuyo puerto estaban amarrados,durante la guerra de independencia contra Francia.

Pedro C. R. dijo...

Pues sí, en el puerto de Málaga yo había visto un barco viejo, pero no sabía nada de él hasta ahora. Muchas gracias por la información, es un barco muy bonito.

IHOSVANY HERNÁNDEZ GONZÁLEZ dijo...

Amigo mío, veo que sigue rescatando la historia de esa España que nos dio los inicios de la cultura....

Acabo de ver tu comentario en mi blog, gracias. Espero sigamos conectados a través de estos sitios.


Abrazos,

Ihos

Anónimo dijo...

El Astillero de La Habana conocido como El Arsenal tuvo un importante papel en la construcción de barcos de guerra en el siglo XVIII para la Marina Española fabricandose en ellos los mejores barcos de la misma y participando de la actividad naval militar española que derivó en la batalla de Trafalgar en 1805. La Marina de guerra española realizó un gran esfuerzo durante el siglo XVIII para igualar a la inglesa, ya que la lucha por la supremacía en los mares americanos constituyó el centro de parte de las reformas de los Borbones españoles. En este sentido, La Habana, y su elite local, fueron centros de poder emergente en el Caribe, destacando su astillero, que construyó la mayor cantidad de navíos de guerra para la marina del XVIII. La Armada española dispuso de 237 navíos de línea botados desde 1687 a 1853. De ellos, uno de cuatro puentes y 136 cañones, el Santísima Trinidad, 13 de tres puentes y artillería entre 100 y 120 cañones. El resto de dos puentes: 2 de 86 cañones, 15 de 80, 35 de 74, 138 de 70 a 60 y 33 de 58 a 50. De ellos, 56 fueron construídos en La Habana, 44 en Ferrol, 33 en Guarnizo, 20 en Cartagena, 9 en Pasajes, 7 en La Carraca, 4 en Guayaquil, 3 en Orio, 2 respectivamente en Rentería, San Feliu de Guíxols, Puntales (Cádiz), La Graña (Ferrol), Campeche (México) y Tocatalpa (México) y uno en Zorroza (Vizcaya) y Coatzacoalcos (México). Adquiridos en el extranjero o apresados en combate, 12 genoveses, 8 franceses, 5 rusos, 3 ingleses, 3 de Palermo (Sicilia), 2 de Castellamare (Nápoles), 2 holandeses y 12 de procedencia desconocida. Muchos de estos navíos estuvieron en Trafalgar y fueron el eje de la política naval española, al menos entre 1763 y 1805. A pesar de ello, se ha olvidado el papel del astillero cubano, ni su posible relación con la actividad bélica que desembocó en Trafalgar. Estos buques fueron construidos con maderas preciosas cubanas y el mas famoso y formidable de ellos La Santisima Trinidad conocido como: El Escorial de los Mares y que fue el navio mas poderoso de su tiempo y uno de los mas formidables de la historia naval de todos los tiempos incluso los anglos siempre le temieron y no tenian un barco capaz de enfrentarse a tan poderoso buque por lo que tuvieron que acometerlo con al menos 3 naves inglesas para poderlo vencer, otra curiosidad es que el actual Buque insignia de la marina española El Principe de Asturias es heredero del nombre de uno, el primero que se construyó en el Arsenal de La Habana. Otro buque habanaro importante fue El Glorioso que tanta gloria combativa dio a España y tanto daño le hizo a la marina inglesa hasta que fue hundido en combate.

Anónimo dijo...

El Astillero de La Habana conocido como El Arsenal tuvo un importante papel en la construcción de barcos de guerra en el siglo XVIII para la Marina Española fabricandose en ellos los mejores barcos de la misma y participando de la actividad naval militar española que derivó en la batalla de Trafalgar en 1805. La Marina de guerra española realizó un gran esfuerzo durante el siglo XVIII para igualar a la inglesa, ya que la lucha por la supremacía en los mares americanos constituyó el centro de parte de las reformas de los Borbones españoles. En este sentido, La Habana, y su elite local, fueron centros de poder emergente en el Caribe, destacando su astillero, que construyó la mayor cantidad de navíos de guerra para la marina del XVIII. La Armada española dispuso de 237 navíos de línea botados desde 1687 a 1853. De ellos, uno de cuatro puentes y 136 cañones, el Santísima Trinidad, 13 de tres puentes y artillería entre 100 y 120 cañones. El resto de dos puentes: 2 de 86 cañones, 15 de 80, 35 de 74, 138 de 70 a 60 y 33 de 58 a 50. De ellos, 56 fueron construídos en La Habana, 44 en Ferrol, 33 en Guarnizo, 20 en Cartagena, 9 en Pasajes, 7 en La Carraca, 4 en Guayaquil, 3 en Orio, 2 respectivamente en Rentería, San Feliu de Guíxols, Puntales (Cádiz), La Graña (Ferrol), Campeche (México) y Tocatalpa (México) y uno en Zorroza (Vizcaya) y Coatzacoalcos (México). Adquiridos en el extranjero o apresados en combate, 12 genoveses, 8 franceses, 5 rusos, 3 ingleses, 3 de Palermo (Sicilia), 2 de Castellamare (Nápoles), 2 holandeses y 12 de procedencia desconocida. Muchos de estos navíos estuvieron en Trafalgar y fueron el eje de la política naval española, al menos entre 1763 y 1805. A pesar de ello, se ha olvidado el papel del astillero cubano, ni su posible relación con la actividad bélica que desembocó en Trafalgar. Estos buques fueron construidos con maderas preciosas cubanas y el mas famoso y formidable de ellos La Santisima Trinidad conocido como: El Escorial de los Mares y que fue el navio mas poderoso de su tiempo y uno de los mas formidables de la historia naval de todos los tiempos incluso los anglos siempre le temieron y no tenian un barco capaz de enfrentarse a tan poderoso buque por lo que tuvieron que acometerlo con al menos 3 naves inglesas para poderlo vencer, otra curiosidad es que el actual Buque insignia de la marina española El Principe de Asturias es heredero del nombre de uno, el primero que se construyó en el Arsenal de La Habana. Otro buque habanaro importante fue El Glorioso que tanta gloria combativa dio a España y tanto daño le hizo a la marina inglesa hasta que fue hundido en combate.

antoniobailen dijo...

a algunos esta noticia les gustara el santisima trinidad o el escorial de los mares volvera en 2012 se a encontrado el barco aun en perfecto estado y sera reflotado por españa

Buscar este blog

Cargando...
Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.