Se produjo un error en este gadget.

Crée usted de que Cuba estaría mejor como:

Se produjo un error en este gadget.

jueves, 9 de diciembre de 2010

¿Y si España y Portugal formaran en el futuro un solo país?

(Artículo de Terra fomentando el Iberísmo)


Los debates de campaña para las elecciones que se celebran hoy en Portugal han utilizado más que nunca la palabra 'España'. Las relaciones entre vecinos de la península ibérica son más cercanas que nunca, y un estudio refleja un aumento de personas que apoyarían la fusión de ambos países en un único Estado.

167 Comentarios

Bandera 'ibérica' propuesta en 1854, con los colores de la enseña española y la antigua portuguesa








La palabra ‘España’ ha estado más presente que nunca en la campaña electoral portuguesa “La prioridad es 

España; luego España, y después España”, dijo José Sócrates al ser reelegido como primer ministro luso en 

2005. Un tercio de los españoles [el 30,3%] y un 40% de los portugueses estarían dispuestos a que España y 

Portugal se unieran en una Federación

(Escudo propuesto por Sinibaldo de Mas en su libro "La Iberia"

Miguel de Unamuno, Arturo Pérez Reverte, Antonio Lobo Antunes y 

José Saramago, entre otros, son 'iberistas’ convencidos "Cuando en 

Portugal hablas de Iberismo, se piensan que vas de imperialista; después 

explicas en qué consiste… la cosa cambia”, dice el profesor Francisco J. 

Faraldo "Desaprovechamos un mercado peninsular y ex colonial que 

repercutiría grandes beneficios para ambos países”, añade Faraldo

Una Iberia unida resultaría en el país más grande de la Unión Europea 

en extensión, el quinto en población y una lengua conjunta sólo superada 

por el chino mandarín “Creo que es un debate sin interés ni alcance. La simpatía y cariño entre ambos 

pueblos está ahí, sin recelo, pero manteniendo sus particularidades", opina José Luis González, responsable 

de la Fundación Rei Afonso Henriques.


Enlaces A Internet
Relacionados


Pedro Duque, el primer astronauta español de la historia, recuerda siempre una anécdota con un grupo de escolares. Mientras el madrileño orbitaba en el espacio, le preguntaron por videoconferencia qué veía distinto en La Tierra desde allá arriba. Su respuesta fue sintomática. “... que no se distinguen las fronteras entre los países”. Observando la fotografía situada sobre estas letras, no podemos evitar sentir algo similar; Portugal y España parecieran simples denominaciones, dos golpes de voz para distinguir esa robusta entrada de mar llamada Península Ibérica. Una realidad geográfica como auténtica pesadilla para los nacionalismos de ambos países. Pero un dulce sueño para otros muchos, los ‘iberistas’, defensores de la unificación de ambos estados, que hicieron suya en 1854 la bandera y el escudo ideados por el diplomatico barcelonés Sinibaldo de Mas i Sanz para su ensayo 'La Iberia'.
Manuela Ferreira Leite no es, precisamente, una de las instigadoras de este voluntarismo ibérico. La candidata conservadora en las elecciones legislativas que se celebran hoy en Portugal, espetó el pasado sábado a su contrincante socialista José Socrates en un debate televisivo: “No me gustan los españoles metidos en la política portuguesa... ¡Portugal no es una provincia española!”. La líder del PSD criticó los 9.000 millones de euros que adelgazarán las arcas lusas para llevar el AVE de Vigo a Lisboa, y de la capital portuguesa a Madrid. Una infraestructura que agilizará en 2013 el transporte y el comercio entre ambos países, pero que Leite utilizó para azuzar el fantasma del ‘imperialismo hispano’.
Lo cierto es que la palabra ‘España’ ha estado más presente que nunca en la campaña electoral portuguesa. Y no sólo por la red ferroviaria. También por el polémico apoyo de los socialistas españoles y portugueses al conservador José Manuel Durão Barroso –el anfitrión de la ‘foto de las Azores’- para continuar cinco años más al frente de la Comisión Europea. El protagonismo hispano en estas elecciones legislativas enrraiza además en los datos que ofreció este verano el Barométro Hispano-Luso publicado por el Centro de Análisis Sociales de la Universidad de Salamanca (CASUS). Según el estudio, “casi un tercio de los españoles [el 30,3%] y un 40% de los portugueses estarían dispuestos a que España y Portugal se unieran en una Federación”. ¿Sorpresa? Quizás. Pero sobre todo, un subidón para el sueño 'iberista' teniendo en cuenta que un sondeo de 2006 realizado para el semanario luso El Sol, estimaba este apoyo en apenas un 25%.
¿Qué ha podido provocar que, en tres años, el apoyo del pueblo luso a unirse con el español se haya disparado 15 puntos? “El impulso de colaboración entre las instituciones de ambos países ha sido fundamental”, explica a Terra Noticias José Luis González, el secretario general de la Fundación Rei Afonso Henriques, una insititución creada para profundizar en las relaciones hispano-lusas en la region del Duero y zonas fronterizas de Castilla y León. Las cifras apoyan sus palabras; España es el país que más alumnos envía a Portugal con una beca Erasmus y, en contrapartida, la diáspora estudiantil lusa encuentra en España su destino preferido. En el terreno comercial, España es desde 1994 el principal socio de una Portugal cuyas importaciones con denominación de origen hispana superan el 50% del total. Además, los españoles han desplegado en suelo vecino 1.200 empresas con una inversion de casi 22.000 millones de euros. ¿Más? El número de estudiantes de español en Portugal se ha triplicado en tres años (hasta los 51.000 alumnos) y se suceden los planes de integración en zonas fronterizas con Galicia, Castilla y León o Extremadura.
Una estima con poca bidireccionalidad
¿Pero es suficiente la explicación comercial y educativa para explicar la tendencia de atracción hispano-lusa? “No es un motivo exclusivo, pero lo cierto es que ahora nos conocemos mejor. Antes los dos países funcionábamos con más estereotipos”, comenta González por teléfono desde Valladolid, donde el pasado jueves mantenía una reunion para preparar la conmemoración de los 25 años de la adhesión en 1986 de España y Portugal a la Unión Europea. “Pero aún queda mucho por avanzar… sobre todo por parte de los españoles”, advierte.
Y es cierto es que el Barómetro del CASUS no deja muy bien parados a los ciudadanos de España; sólo el 6,9% conoce el nombre del presidente portugués, por el 54,2% de los lusos que conoce el de su homónimo español. También pierde España al identificar los colores de la bandera del otro Estado (41,8% frente al 55,4%) y en visitar los parajes del país vecino (53% frente al 84%). ¿Faltan los españoles al respeto a su vecino? ¿Sufre aún Portugal el complejo de 'hermano menor'?
“Los lusos al menos se esfuerzan en hablar español, una señal de acercamiento que nosotros no solemos corresponder”, explicaFrancisco J. Faraldo, profesor de la Universidad de Lisboa durante 15 años. “Hay un gran número de portugueses que quieren ser españoles, pero viene de un idea equivocada; muchos que regresan de España me dicen que ‘es un paraíso, la vida en la calle, la alegría, no como aquí en Portugal, con nuestra tristeza, nuestra saudade…”
El iberismo, un movimiento extendido
Faraldo, de 60 años, dirige asimismo ‘Area Ibérica’, una asociación cultural dedicada a fomentar las relaciones de amistad entre Portugal y España “por abajo, que son el tipo de relaciones que nosotros consideramos importantes”, especifica su fundador. Además, como el catalán Sinibaldo de Mas i Sanz, los escritores españoles Miguel de Unamuno Arturo Pérez-Reverte, o los portuguesesAntonio Lobo Antunes José Saramago… este profesor asturiano es un iberista convencido. Aunque lo reconoce con la voz bajita. “Es que cuando en Portugal hablas de Iberismo, se piensan que vas de imperialista; después explicas en qué consiste…  y la cosa cambia”.
De dar muchas explicaciones también sabe Mario Lino, ministro de Obras Públicas luso, que se declaró ‘iberista convencido’ en 2006 durante una visita a Galicia: “Tenemos una historia y lengua común", dijo Lino. "Existe una unidad histórica y cultural... e Iberia es una realidad que persigue tanto el Gobierno español como el portugués”. A su vuelta a Portugal, se le acusó de traidor, de haberse vendido al imperio español. Pero con sus palabras, Lino estaba prolongando el ‘éxtasis hispano’ que su líder José Sócrates inició en 2005 cuando, tras ser reelegido como primer ministro portugués, exclamaba. “¡La prioridad es España; luego España, y después España!”.  Una afirmación aplastante considerando que el país luso comparte sus cuatro grandes ríos y sus 1.214 km de frontera con el español. Y una sentencia que aún escuece en algunos sectores del país.
Con estos picores lógicos en el orgullo nacional, ¿cuánto hay de realidad en la posibilidad de alcanzar una Federación Ibérica? “Es un largo camino porque el Iberismo está muy verde, pero es un proyecto que cabe perfectamente en el contexto europeísta”, reflexiona Faraldo. “Estamos desaprovechando un mercado peninsular y ex colonial que repercutiría en grandes beneficios para ambos países. Y las posibles diferencias en el PIB [35.557 euros en España, 23.351 en Portugal, cifras per cápita] serían tan subsanables como las diferencias de renta entre las distintas comunidades autonomas españolas”.
Las cifras de una Iberia unida
El resultado de una Iberia unida resultaría en el país más grande de la Unión Europea en extension (el tercero en Europa tras Rusia y Ucrania), el quinto en población (casi 60 millones de habitantes, rozando el número de habitantes de Francia, Reino Unido e Italia) y una potencia lingüistica hispano-lusa (608 millones de personas) sólo superada por los 1.000 millones de chinos que hablan mandarín. Eso sí, habría que convencer al 30,5% de españoles y 34% de portugueses que en el Barómetro del CASUS se muestran contrarios o muy contrarios a la federación de ambos países. A todos los indecisos (29% en España y 17% en Portugal). Y claro está, a las instituciones.
José Luis González es muy escéptico con el proyecto de una Iberia unida. “Creo que es un debate sin interés ni alcance. La simpatía y cariño entre ambos pueblos está ahí, sin recelo, pero manteniendo sus particularidades. España seguirá siendo España. Y Portugal, Portugal”, apunta el secretario general de la Fundación Rei Afonso Henriques, mientras pronostica que el resultado de las elecciones de este domingo “no influirá en una mayor o menor colaboración, entre ambos países, ni siquiera en el avance o freno en el proyecto del AVE. Ya se han dado varios cambios de gobierno en ambos países y las relaciones han crecido a todos los niveles sin importar el signo político del gobernante”.
¿Qué otros obstáculos podría encontrarse una posible ‘Federación Ibérica’? “Fundamentalmente la forma del Estado", identifica Faraldo. "Sería complicado federar naciones con modelos heterogeneos”. Su teoría viene a decir que España tendría que convertirse en una república como Portugal. O que Portugal recuperase el linaje real de la Casa de Bragança y los casamientos con los Borbones se reanudasen, una opción, esta segunda, realmente impensable en pleno siglo XXI. “Es un proceso que tiene que partir de los pueblos, no de las instituciones”, admite el responsable de ‘Area Ibérica’; “porque pese a no existir partidos politicos que impulsen la idea, muchos ciudadanos y personalidades están deseosos de que el proyecto se materialice”.
Lo que está claro es que los portugueses no acudirán hoy a las urnas pensado en 'iberismos', sino en salir de la crisis económica mundial que les afecta tanto como al resto del mundo. Para otra ocasion quedará Iberia, ese sueño de la burguesía liberal y republicana del siglo XIX que, dos siglos después, sigue iluminando los sueños de algunos ciudadanos peninsulares.
Más información sobre

10 comentarios:

Anónimo dijo...

La unión iberica es solo cuestión de tiempo, caerá como cae la fruta madura.
El pueblo de los dos estados es el que manda y se está dando cuenta que unidos seremos más fuertes, la denominación de españa y portugal dos paises diferentes es artificial, creada por la clase dominante (reyes, condes,etc.) no existia ni portugal ni españa antes de la invasión arabe y nació en el siglo XII, fruto del reparto del reino entre los hijos de un rey. Por eso es una división artificial que se ha intentado perpetuar con los siglos y que caerá como un castillo de naipes, hay gran similitud entre gallego y portugues, el gallego convive con el castellano sin problemas, ¿porque no va a ocurrir igual con el portugues?.
Es cuestion de años la unión que ya es efectiva en muchas regiones fronterizas que comparten servicios comunes como si se tratara de un mismo país.
Portugal y españa son un mismo pais que se está uniendo sin que nos demos practicamente cuenta.

Anónimo dijo...

esta union de españa-portugal yo para nada me identifico
con nuestros vecinos portugueses
nuestra cercania con ellos es unicamente territorial
no es para nada emocional.
si estaria de acuerdo con una cuba española,ya que nuesta union pertenece a una historia muy reciente y a un sentimiento.
asi q ...viva cuba española.
saludos desde cadiz

David dijo...

Con todos mis respetos España es España y Portugal es Portugal. No veo ningún enlace que pueda suponer o siquiera atisbar una posible unión. Yo hablo con un portugués y veo a un extranjero igual que un francés o un alemán.
Otra cosa sería hablar de un acuerdo bilateral de índole económica y comercial, pero crear una sóla nación imposible

Con Cuba es distinto, para mí Cuba era España y se lo he dicho a muchos cubanos y se quedan perplejos. Hablo con un cubano y veo a un español. Pero, como digo, no me siento identificado para nada con un portugués, excepto por la vecindad y alguna historia compartida. Con todos mis respetos para ellos que han sido y son un gran pueblo.

Saludos

Anónimo dijo...

Eso no es lo que piensan el 30% de españoles y el 40% de portugueses.
Estos porcentajes van creciendo según pasan los años.
Llegará el momento en que los politicos tengan que tratar el tema.

Anónimo dijo...

Os recomiendo este blog que trata sobre la españolidad de Portugal

http://portugalhispanico.blogspot.com

José Mario dijo...

Coincido con el Anonimo, la union Iberica esta al caer, a largo plazo, pero caerá seguro, porque cada vez hay mas unión, mas amistad, mas deseos de estar unidos, la cifra de los iberistas ha subido considerablemente y seguirá subiendo, hay muy buenas relaciones entre los dos paises, y esta dando muy buenos resultados la integridad de las zonas fronterizas con Portugal las cuales se llevan de marabilla.

Solo hay que esperar porque al final yo sé que la union iberica se hara realidad, ya hasta en el futbol estan pensando en unirse asi que eso va viento en popa y algun día nos encontraremos con la solpresa.

Saludos.

Anónimo dijo...

Si se produce la union del futbol, la unión está cantada, todo se acelerará.
La unión de Iberia será un hecho.

Anónimo dijo...

No creo que algo así suceda jamás. Los portugueses tienen el mismo desprecio a España que un catalán o un vasco (dicen exactamente las mismas estupideces.
En foros hablan nada más de las imposiciones que haría España con ellos y se "solidarizan" con las CCAA antes mencionadas) y las zonas españolas antes citadas tratan al resto, con perdón de la expresión, como una puta sin chulo.

Lo mismo pasaría con una nueva unión con Cuba.
Pensemos en el supuesto de una nueva unión con España e imaginemos que todo el mundo recibe con los brazos abiertos esa unión ahora que las situaciones de ambos países están mal ¿qué pasaría si Cuba se convirtiera en una gran potencia?, pues otro desastre del 98. Estas cosas son como cuando alguien vuelve con su ex mujer, al final se vuelven a separar y para eso mejor dejar las cosas como están antes de aguantar más desprecios.

Anónimo dijo...

Sinceramente creo que ocurrirá.
Ya pasó una vez, ¿Porque no la definitiva?
Tenemos una gran parte de historia en común, pasando desde la reconquista de la península y los siglos XVI y XVII.
A Portugal le senataria bien económicamente y a España en importancia internacional.
Y si además se uniese Cuba a este nuevo país como comunidad autonómica; se crearía una gran potencia mundial.
Son más las cosas que nos unen que las que nos separan.
Si esto ocurriese, también se reompería con la crisis de identidad que arrastramos los españoles desde la pérdida de Cuba, Filipinas y Palao.
Para que la unión fuese completa solo se tendría que impulsar un orgullo nacional, que la gente se diese cuaenta de quienes son y que no se les manipulase como ocurre en Cataluña y en el Pais Vasco.

Anónimo dijo...

Sinceramente creo que ocurrirá.
Ya pasó una vez, ¿Porque no la definitiva?
Tenemos una gran parte de historia en común, pasando desde la reconquista de la península y los siglos XVI y XVII.
A Portugal le senataria bien económicamente y a España en importancia internacional.
Y si además se uniese Cuba a este nuevo país como comunidad autonómica; se crearía una gran potencia mundial.
Son más las cosas que nos unen que las que nos separan.
Si esto ocurriese, también se reompería con la crisis de identidad que arrastramos los españoles desde la pérdida de Cuba, Filipinas y Palao.
Para que la unión fuese completa solo se tendría que impulsar un orgullo nacional, que la gente se diese cuaenta de quienes son y que no se les manipulase como ocurre en Cataluña y en el Pais Vasco.
Saludos desde Pamplona.

Buscar este blog

Cargando...
Se produjo un error en este gadget.
Se produjo un error en este gadget.